Consejos para mantener clientes en una pyme

940

La máxima prioridad de una pequeña empresa es mantener a sus clientes. Pero, en realidad, aunque parezca mentira, el tema no se trata generalmente con la debida importancia. Muchos emprendedores, cuando comienzan su proyecto y ponen en marcha su pyme, no invierten lo suficiente en la atención al cliente, algo que empieza desde la contratación, formación y salario de un trabajador y que va mucho más allá de la venta.

Para poder mejorar la atención al cliente de cualquier pyme os dejamos los siguientes consejos para que le echéis un vistazo.

Mantener a los empleados

Cuanto más tiempo permanece un empleado en la empresa, mejor conocerá sus productos y servicios, siendo capaz de servir mejor a los clientes. En definitiva, la permanencia de los empleados, implica que ellos tengan un mayor conocimiento de su funcionamiento e incluso se impliquen más en ella.

Evitar la estandarización

Tenemos que tener presente que cada consumidor es diferente y por lo tanto no se puede decir a los empleados a que hagan las mismas preguntas cuando alguien entra por la puerta de nuestra pequeñas empresa. Los empleados deben contar con la suficiente autonomía para actuar en función de la situación.

La buena atención cuesta dinero

Muchos emprendedores tienden a pagar demasiado en materiales, decoración, productos, etc. pero echan todo abajo cuando intentan reducir al máximo los costes de personal. Luego, suele ocurrir, que nos quejamos de nuestros empleados porque no venden bien nuestros productos o servicios.

Conocer los gustos del cliente

Dependiendo del tipo de negocio, es fundamental conocer a nuestros clientes y sus gustos. Esto implica memorizar sus nombres y saber lo que les gusta y cómo les gusta ser tratados. Podemos realizar encuestas a nuestros clientes habituales para saber qué cosas mejorarían y saber en qué aspectos fallamos.

El cliente no siempre tiene la razón

Para todo existe un límite. Y la educación conforma uno de esos límites. No debemos dejar que un cliente increpe o insulte a un empleado. Todo el mundo sabe que hay muchas personas que piensan que pueden ser maleducados por el hecho de estar pagando por un producto o servicio. Debemos atender al cliente de la mejor manera posible y responder a sus quejas y peticiones, pero como hemos dicho, dentro de unos límites. Si éstos se sobrepasan, lo mejor que podemos hacer es perder el cliente.