Consejos para mantener un presupuesto familiar equilibrado

1067

Si no queremos contraer deudas innecesarias es importante saber cómo mantenerlas a raya teniendo un presupuesto familiar estable. De hecho, si nuestro presupuesto es consistente, podremos estar preparados para ahorrar una mayor cantidad de dinero. El control de nuestros hábitos de gasto se puede hacer si seguimos estos sencillos consejos para tener un presupuesto equilibrado.

Establecer los ingresos familiares

Lo primero es conocer de cuántos recursos contamos al mes o al período en el que recibamos nuestra principal fuente de ingresos. Lo más habitual es cobrar de manera mensual pero hay trabajadores que pueden cobrar a la semana. Tenemos que considerar aquellos ingresos que sean fijos y no contabilizaremos aquellos que sean “extraordinarios”.

Clasifica los gastos

Podemos clasificar los gastos de la manera que queramos, lo importante es no olvidarse de contabilizarlos. Podemos agrupar nuestros gastos en alimentación, servicios públicos, suministros, préstamos y tarjetas de crédito, etc. Debemos apuntar las veces que hacemos cualquier tipo de actividad que suponga un desembolso (ir al cine, ir a cenar, etc.). De este modo sabremos dónde gastamos nuestro dinero y conoceremos aquellas “fugas de dinero” que no teníamos controladas.

Mantén un registro de facturas y pagos

Es importante para no sufrir sobresaltos registrar los pagos y las facturas a las que tenemos que hacer frente, ya que si nos olvidamos de pagarlas podremos sufrir algún tipo de multa o penalización con lo que podríamos desequilibrar nuestro presupuesto familiar. También es importante tener en cuenta el pago de impuestos, por ejemplo si en la declaración del IRPF siempre nos sale a pagar o casi siempre, tendremos que tener este aspecto en cuenta a la hora de realizar el presupuesto.

Elimina gastos innecesarios

En la lista de gastos que hemos confeccionado seguramente veamos partidas que no son necesarias y están suponiendo un gran gasto de dinero al mes. Generalmente suelen ser pequeños gastos diarios que en el día a día no los notamos pero a final de mes su suma es importante.

Deja un margen

Siempre podemos dejar un margen en nuestro presupuesto personal para hacer frente a sobresaltos. Por ejemplo podríamos establecer un 10% para hacer frente a gastos que no estaban previstos. Si no tenemos que usar ese 10% lo destinaremos a crear un fondo de emergencia.

Resultado de tu presupuesto familiar

Si tu presupuesto es negativo, es decir, tus gastos son mayores a tus ingresos, tendrás que ajustar más los gastos realizando un mayor esfuerzo. Si por el contrario es positivo, podemos destinar ese excedente al fondo de emergencia, lo podremos invertir buscando cierto grado de rendimiento o lo destinaremos a eliminar las deudas que hayamos contraído anteriormente (si es que tenemos alguna).