Consejos para mantener a salvo tus finanzas personales

871

En medio de este clima económico tan difícil en el que estamos inmersos, es más importante que nunca asegurar nuestras finanzas personales. No solo hay que mantener nuestros ahorros sino que también tendremos que intentar reducir nuestros gastos habituales. A continuación te recomendamos algunas pautas para mantener a salvo tus finanzas personales.

Simplifica tus finanzas

Es importante llevar un control financiero estricto de nuestra economía doméstica. Para que esta tarea sea sencilla y llevadera lo que tendremos que hacer es simplificar todo lo relacionado con el dinero. Podremos intentar hacer que coincidan en la misma fecha el pago de las diferentes facturas para no tener que andar pendiente de cuando se realiza un determinado pago. Si tenemos varias tarjetas es recomendable consolidar la deuda en una sola. Todos estos pequeños gestos no solo nos ayudarán a ahorrar tiempo sino que nos dará un mayor control financiero.

Sácale partido a las nuevas tecnologías

En este aspecto podemos emplear aplicaciones que nos permitan llevar un control de todos nuestros gastos o usar una hoja de cálculo para hacer un seguimiento de nuestras finanzas personales.

También podremos usar los servicios de banca online para llevar un control de los pagos que realizamos. Muchas aplicaciones de banca online ofrecen datos de gran interés como pueda ser la agrupación de los gastos según su tipología con lo que podremos saber en qué categoría gastamos más dinero.

Analiza tu presupuesto familiar

Si tenemos nuestro presupuesto familiar en una hoja de Excel podremos llevar un control de los ingresos y gastos. Sabremos en qué se nos va el dinero y donde podremos reducir el gasto con el fin de conseguir un mayor ahorro. Analizar el presupuesto nos permitirá tener una mejor visión de las finanzas domésticas.

Automatiza los pagos

Entre nuestras facturas tendremos algunas que son prácticamente constantes mes a mes (su cuantía no varía o lo hace muy poco) lo que recomendamos es que el pago de estas facturas se haga de manera automática, domiciliando el pago, ya que un retraso en el pago puede ocasionarnos algún tipo de recargo o penalización.