3 Consejos para preparar una entrevista de trabajo

904

La preparación para una entrevista de trabajo puede ser un proceso desalentador, que parte de la realización de un trabajo de investigación acerca de la empresa, pensar las preguntas y respuestas más generales y tratar de calmar los nervios y la ansiedad previa.

Para aquellos que andan cortos de tiempo pero quieren impresionar a la hora de realizar la entrevista, se presentan tres consejos novedosos para mostrar su mejor cara y que queden contentos con usted.

Cómo preparar una entrevista de trabajo

1. Defina tres historias principales.

En lugar de tratar de preparar 50 respuestas para 50 preguntas de una posible entrevista, trate de viajar a través de su curriculum vitae y carta de presentación, escogiendo tres experiencias de trabajo de las cuales usted se sienta orgulloso y que ilustren lo mejor posible las habilidades requeridas para el puesto. Las historias son más fáciles de recordar y, bien contadas, resultan convincentes. Por ejemplo:

Pregunta: Dé un ejemplo de una meta que alcanzó y diga cómo lo consiguió

Respuesta: Teníamos metas mensuales para la adquisición de nuevos usuarios, y al principio de cada mes, creaba y ejecutaba de manera sistemática los planes estratégicos para alcanzar esos objetivos. Parte de mi plan incluía la publicidad online, y he probado diferentes tipos de publicidad cada semana para encontrar la opción de menor coste. Esto dió lugar a que mi compañía se situase por encima de nuestras metas durante tres meses consecutivos.

2. Aumente su confianza y mantenga una actitud positiva

Su entrevistador es quien tiene la última palabra decidiendo si usted es competente y agradable. Ninguna de sus investigaciones o su experiencia pasada puede luchar contra eso. Un estudio de la Universidad de Stanford explica cómo nuestras palabras sólo representan el 7% de cómo la gente le juzga. El resto se basa en la presentación (33%) y el lenguaje corporal (55%).

Antes de la entrevista, por tanto, reserve un tiempo para aumentar su confianza e ir con una actitud positiva. Levante los brazos y abra las piernas para que su cuerpo produzca una gran X, y manténgase en esa posición durante uno o dos minutos. Una postura como esa que representa poder puede irradiarnos fuerza y calma al mismo tiempo, que hará que nos sintamos más seguros y que nuestra actitud  sea la correcta.

3. Pregúntese: ¿Puedo hacer esto?

Interrogarse a uno mismo no es malo. Debe tener en cuenta que si usted se encuentra dentro de un proceso de selección es porque han visto algo de usted que les ha llamado la atención. ¿Puedo hacer esto? Por supuesto, han visto mi curriculum y carta de presentación, y ya he ganado la mitad de la batalla.

Si ha investigado a la empresa previamente y sabe cuáles son las metas y cultura de la misma: ¿Puedo hacer esto? Desde luego, me he esforzado en la realización de una investigación a fondo de la empresa y he practicado con una serie de posibles respuestas para contestar de una manera más activa y más confiada.

Un diálogo interno le será útil de cara a la entrevista. Aunque no lo parezca, mediante estas preguntas usted estará cambiando una actitud de incerteza provista por la  interrogación (¿Puedo hacer esto?) por una actitud contundente de reafirmación en sí mismo (Si que puedo porque …).