Consejos para reducir costes en una pyme

937

En los primeros años de vida de una empresa, y hasta que nuestro emprendimiento consiga cierta estabilidad, los altibajos en la caja son parte de la rutina. En ese momento, reducir los gastos puede ser la salvación de nuestra pyme.

Utilizar mejor los recursos disponibles nos permite hacer ofertas más competitivas y con eso, lograremos una mejor posición en el mercado y un mayor margen de beneficio. El material de oficina, las facturas de la luz y teléfono, recursos humanos, marketing, gastos bancarios y tecnología, todo esto puede ser optimizado para consumir menos recursos.

Antes de nada es necesario hacer un estudio detallado de los gastos, para saber exactamente los que podemos reducir sin que esto perjudique los resultados del negocio. Después tendremos que redefinir nuestras metas de gastos para ver cómo y en qué cuantía podremos reducirlos. Es fundamental que todos los partícipes de la empresa participen en esta tarea.

Con estos consejos que te mostramos ahora podrás reducir los gastos y mejorar la situación financiera de tu empresa.

Optimizar la jornada de trabajo

Trabajar menos horas pero con una mayor concentración y productividad. Esto es bueno tanto para nuestra empresa como para el empleado. Ahorraremos energía y los empleados podrán conciliar mejor su vida laboral con su vida familiar. Podemos controlar el uso de internet y optimizar los períodos de pausa para conseguirlo.

Recortar en pequeñas cosas

Muchos costes pueden parecer inofensivos pero si se suman pueden suponer una gran cantidad que afectará a las finanzas de nuestra empresa.

Ahorrar en las facturas

Podemos ahorrar en todas las facturas, principalmente en las facturas de teléfono. Una buena opción es negociar con las operadoras la mejor oferta que se adapte a nuestro perfil. Además tendremos que concienciar al empleado de que no se debe realizar un mal uso de los teléfonos de empresa para evitar un gasto excesivo.

También podremos ahorrar del mismo modo en la factura de internet adquiriendo el servicio que más se ajuste a nuestras necesidades. No nos hace falta la conexión más rápida del mundo si solo queremos enviar un par de correos al día. Además hoy en día existen numerosas ofertas de las que nos podremos aprovechar.

La factura de la luz suele suponer un gasto fuerte en una empresa en la que tengamos maquinaria o la luz encendida toda la jornada de trabajo. Podemos instalar detectores movimiento que hagan que se encienda la luz cuando haya alguien, y que se apague cuando no. Además podremos instalar lámparas LED que nos proporcionarán un ahorro increíble. Otra cosa que podemos hacer es apagar los ordenadores al final de la jornada de trabajo ya que mucha gente no suele apagarlos.

Invertir en equipamiento

Debemos invertir en maquinaria y equipo nuevo. El gasto en el momento puede ser excesivo pero ahorraremos en mantenimiento y horas extras. Además podremos mejorar la eficiencia con máquinas nuevas.

Ahorrar en papel

Podemos utilizar menos papel y ahorrar en tinta de la impresora. Podemos digitalizar los informes, notas o avisos y verlos directamente en el ordenador.