Controlar su lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

953

Aunque le hayan dado numerosos consejos antes de acudir a una entrevista de trabajo, es posible que vaya nervioso a la misma, pero lo importante es: ¿sabe su entrevistador que usted está nervioso? El lenguaje corporal en una entrevista de trabajo le da pistas al entrevistador de la situación que está viviendo. Estas son algunas de las señales que le pueden advertir de su nerviosismo y cómo hacerles frente:

1. Está sudando

Sudar es siempre un claro indicativo de que está nervioso, y para muchos, es difícil dejar de hacerlo. Si cree que esto puede ocurrir, trate de beber un vaso de agua fría antes de la entrevista para bajar su temperatura corporal. Además, lleve siempre un pañuelo con usted para secar las manos sudorosas durante la entrevista. Si carece de éste pruebe a secarse en la parte interior de la americana pero nunca en los pantalones puesto que podría dejar una mancha que no llegue a secar en toda la entrevista de trabajo.

 2. Tartamudea o se le traban las palabras

Cuando está nervioso puede que se le traben las palabras y le cueste avanzar en lo que quiere decir. Si le sucede esto respire profundamente, cualquiera puede ponerse nervioso y eso su entrevistador lo sabe y no le culpará. Una buena opción sería preparar la entrevista de trabajo de antemano con las preguntas comunes de la entrevista y las respuestas que podría dar.

3. Habla demasiado y demasiado rápido

Muchas personas hablan de más, son conscientes y no pueden parar. La persona de recursos humanos lo va a notar y no es algo que les haga mucha gracia, sobre todo cuando habla mucho y dice poco. Si tiene este problema intente atenuar su respiración, haciéndola más profunda y deliberadamente lenta. Puede clavar una uña en un dedo como recordatorio para parar de hablar.

4. Llegar tarde o muy temprano

Este no es un signo de nerviosismo pero sí lo es de ansiedad. Llegar a una entrevista demasiado temprano puede hacerle quedar como una persona ansiosa. Para evitar estos problemas trate de establecer su ruta a la entrevista el día anterior y calcule el tiempo que le va a llevar llegar a la misma. Si aún así llega temprano no vaya todavía a avisar de su presencia, pues esto podría incomodar a su entrevistador al saber que tiene a una persona esperando por él. Espere un rato y preséntese unos pocos minutos antes de su cita.

5. Gesticular demasiado

Si usted tiende a agitar sus manos más de lo normal durante una entrevista puede aparentar nervioso aunque realmente no lo esté. Intente mantener las manos en su regazo con una postura abierta. Si en algún momento se siente tentado por gesticular asegúrese de que cuando termina las trae de vuelta a la base.

6. Se sonroja

El rubor es común para muchas personas cuando están en situaciones emocionales. No es fácil evitar sonrojarse, sobre todo porque tiende a ocurrir cuando uno está más consciente de sí mismo, cuando nos preocupa que puedan pensar de nosotros, y esto en una entrevista de trabajo sucede. Intente evadirse de pensamientos preocupantes y si aún así le sucede, trate de suavizar el efecto con una broma al respecto. Incluso es probable que quien le esté haciendo la entrevista ni se haya dado cuenta.