La crisis financiera europea actual

1015

La recesión de la zona euro parece que no tiene fin, y cuanto más tiempo nos mantenemos en este estado, menos exitosa es la consolidación fiscal que se pretende. Pero los motores de crecimiento son escasos y la demanda interna del lado privado sigue siendo débil en gran parte de la zona euro, además de que los gobiernos son un gran lastre sobre el crecimiento en la mayoría de las economías de la región. Eso deja a la demanda externa como la única encargada de hacer el trabajo sucio, pero dado que los estados miembros en su mayoría comercian con ellos mismos, el camino se recorre demasiado lento.

Pese a que el saldo de la zona del euro, en cuanto a comercio exterior se refiere, está mejorando (en los primeros ocho meses de 2012, la zona euro registró un superávit de 46,9 billones de euros, en comparación con un déficit de 26,8 billones de euros en el mismo período en 2011, donde las exportaciones crecieron un 9% respecto al año anterior, mientras que las importaciones aumentaron sólo un 2%), la oscilación neta de menos del 1% del PIB es demasiado pequeña para superar los contratiempos domésticos de la eurozona.

Las importaciones alemanas aumentaron un 2% entre el primer semestre de 2011 y el primer semestre de 2012, sin embargo su superávit comercial en realidad aumentó durante ese período. En cuanto a los países que se encuentran en la periferia europea como Grecia, España o Portugal, han tenido aumentos de sus exportaciones y sin embargo siguen incurriendo en déficits comerciales importantes.

Antes, cuando Alemania estaba desarrollando su ventaja salarial respecto a la zona euro, se produjo un descenso de los salarios nominales del 18% respecto a la media europea, pero fue un ajuste salarial mucho más fuerte en relación con la periferia, donde los salarios fueron aumentando rápidamente.

Grecia ha logrado una disminución de los salarios comparable a la caída anterior de Alemania en un tercio del tiempo, sin embargo su ajuste salarial ha sido mucho menor, simplemente hay que ver que los salarios alemanes han aumentado un mísero 2% desde el 2009.

El siguiente gráfico refleja las variaciones de los salarios nominales en relación con la media europea:

variacion de los salarios en europa

El resto de la economía global es demasiado débil para proporcionar la fuente de demanda externa que necesita Europa. Estados Unidos está tratando de equilibrar su economía y aumentar las exportaciones netas, y China está tratando de equilibrar su economía lejos de las importaciones de los bienes de capital. La zona euro necesita más demanda doméstica, y eso significa más demanda alemana.

Además de que la política monetaria del BCE es un problema, con una tasa de inflación por encima del objetivo marcado, puesto que en ausencia de más crecimiento nominal, el proceso de ajuste seguirá siendo largo, doloroso y peligroso.