¿Cuándo es el mejor momento para vender tus acciones?

1003

Los medios de comunicación financiera están llenos de información y recomendaciones sobre en qué activos debemos invertir y cuándo comprarlos. Pero la otra cara de la moneda raras veces se ve, entonces ¿cuándo es el momento adecuado para vender nuestras acciones?

Supongo que este tipo de información no se da porque es algo malo para las empresas involucradas (da mala imagen) y muchas de ellas se anuncian en dichos medios.

Dejando de lado la parte técnica, te vamos a dar una serie de consejos para vender en el momento oportuno.

Cuando el beneficio es grande

El hecho de que hayamos invertido, hace tiempo, dinero en una “ganga” no implica que lo siga siendo a día de hoy. Si el precio se ha duplicado o triplicado en ese tiempo y podemos obtener un gran beneficio, ese será el mejor momento para salir de cualquier inversión.

Quizás uno de los errores más frecuentes de los inversores es que aguantan demasiado con aquellos valores con los que van ganando dinero esperando a que sigan subiendo. Al final, lo que suele suceder es que el valor empieza a caer y siguen aguantando a que remonte.

El hecho de poder obtener un gran beneficio no es una señal automática para deshacer nuestra posición pero es un excelente momento para empezar a pensarlo.

Si los datos no apoyan el precio

Cualquier inversión podrá empezar a decaer en cualquier momento. Incluso si hasta ese momento estamos ganando una buena cantidad de dinero. Las circunstancias del mercado pueden cambiar rápidamente.

No debemos ignorar el análisis fundamental. Si la compañía en la cual invertimos está sufriendo una disminución de ingresos en comparación a los competidores, o ciertas líneas de productos ya no son competitivas, puede ser el momento de cerrar nuestra posición.

Cuando podemos realizar mejores inversiones

Todas las inversiones que realizamos llevan aparejadas un coste de oportunidad, es decir podríamos utilizar ese dinero en otras cosas.

A veces, mientras tenemos nuestro dinero invertido vemos como otros activos o valores se vuelven más atractivos que la inversión actual. Si este es el caso, es posible que deseemos venderlos o reducir nuestra posición y liberar capital para invertir en esas opciones más prometedoras.

Los ciclos del mercado cambian y los sectores que hoy en día son apetecibles, el día de mañana pueden no serlo y aparecer otros que se comporten mejor. Si nos damos cuenta de esto podremos conseguir unos buenos beneficios.

Para reducir la exposición al riesgo

Si nuestras condiciones de vida han cambiado, quizás no podamos tener ciertas inversiones debido al riesgo que estamos asumiendo. Aunque no tiene nada que ver con el mercado, simplemente hay momentos en los que tendremos que reequilibrar nuestra cartera, eliminando aquellos valores más arriesgados.