Cuestiones básicas para invertir en acciones

969

Las acciones bursátiles son un tipo de inversión que con el paso del tiempo se ha ido abriendo cada vez más a los pequeños inversores, llegando a ser hoy en día un producto de inversión común.

Debido a la baja rentabilidad de los depósitos y la complejidad de otras alterativas de inversión cada vez son más las personas que tratan de sacarle partido a sus ahorros a través de la compra de acciones. En esta entrada trataremos de explicar aspectos básicos sobre las acciones.

Qué es una acción

Cuando compramos una acción lo que hacemos es adquirir una pequeña parte de la propiedad de una compañía. Cada acción nos otorga derechos sobre los activos y los beneficios.

Tantos tipos de acciones como tipos de empresas

Podemos dividir las acciones en función del tipo de empresas que estén cotizando en el mercado. Podemos tener acciones de empresas en función de su capitalización (tamaño), también se suelen dividir por sectores (acciones del sector energético, sector de la construcción, etc.). También podemos clasificar las acciones en función del perfil de la empresa (acciones de crecimiento o de valor).

Comportamiento de las acciones

Si nos fijamos en las variaciones a corto plazo, éstas suelen estar producidas por noticias y rumores que se puedan dar en cualquier momento. Al meternos en el largo plazo, los movimientos se producen principalmente en función de los resultados obtenidos por las empresas y que van a determinar si el precio va a tener una tendencia positiva, negativa o se va a mover lateralmente.

A largo plazo, la mejor alternativa

Si nos fijamos en los registros históricos de los principales índices podemos observar que en periodos largos de tiempo es donde la renta variable se ha mostrado como la mejor alternativa de inversión debido a que el rendimiento obtenido en comparación al resto de opciones ha sido espectacular. Como resultado de esto, las acciones se consideran una buena manera de invertir dinero a largo plazo.

Cuándo una acción es cara o barata

Esta pregunta no debe ser contestada solo en función del precio de la acción, hay que ir más allá y comparar el precio con los posibles beneficios. Una acción de 150 euros puede ser barata si las proyecciones de beneficios de la empresa son lo suficientemente altas, mientras que una acción de 5 euros puede ser cara si el potencial de crecimiento es mínimo.

La comparación ayuda a evaluar las acciones

Para tener una idea de si una acción está sobrevalorada o infravalorada, se suelen comparar los precios con los beneficios, con el flujo de caja o con otros criterios fundamentales. También es frecuente y útil comparar las acciones de las empresas del mismo sector, en este aspecto, hay que diferenciar en función de los sectores que se analicen ya que unos sectores pueden ser de crecimiento más rápido que otros.

Tu mejor aliado es la diversificación

Si lo que pretendes es obtener un crecimiento constante a largo plazo, lo mejor que puedes hacer es confeccionar una cartera estable. Tendrás que diversificar por sectores, mercados, países, productos, etc. para tratar de mitigar y eliminar los diferentes tipos de riesgos que podamos encontrarnos.

Evita entrar en el juego de comprar y vender

Si no tienes experiencia, lo recomendable es que evites comprar y vender rápidamente tus acciones aumentando la rotación de tu cartera de acciones. Esto es debido a que por cada operación tendremos que pagar comisiones y pese a que en los últimos años se han reducido mucho, es un factor muy a tener en cuenta y que mermará bastante nuestros posibles beneficios. Además este tipo de actuación demandará una mayor atención al mercado y a los movimientos de los precios de nuestras acciones.