Cuestiones para invertir en grafeno

1196

El grafeno es un material relativamente nuevo. Y las investigaciones actuales lo han señalado como el mejor sustituto potencial del silicio debido a sus propiedades.

Este material fue descubierto en 2004 en la Universidad de Manchester y sus propiedades no pasan desapercibidas para ningún sector. Es ultra delgado y ligero, es un excelente conductor y, además, es el material más resistente que se ha creado nunca. Estas características hacen que el grafeno tenga un potencial enorme en varias áreas y los inversores no lo han dejado pasar de largo.

El grafeno está hecho de átomos de carbono y éste es uno de los elementos más abundantes en la tierra, de hecho, todas las formas de vida conocidas se basan en el carbono. La fuente de carbono más importante en la tierra es el grafito. Por lo tanto, con el fin de fabricar grafeno y otros compuestos relacionados, el fabricante tiene que tener acceso a grandes cantidades de grafito.

Las minas de grafito más grandes del mundo se encuentran en China, India, Brasil y Corea del Norte. China es el mayor proveedor, ya que el 73% del grafito del mundo se extrae en el país asiático y debido a la importancia que tendrá el grafito en un futuro, están estableciendo impuestos sobre la exportación.

Qué empresas apuestan por el grafeno

Un gran número de fondos y países están invirtiendo grandes cantidades de dinero para sacarle el máximo partido a este material.

En principio, y como sustituto del silicio, las empresas que más están apostando e investigando con el grafeno son las empresas tecnológicas. Intel o IBM son dos de los gigantes que están buscando la manera de introducir el grafeno en la fabricación de chips electrónicos. También empresas de la industria química están trabajando con este elemento para cambiar las propiedades físicas y químicas de otros materiales.

Incluso no hace mucho se conocía que la Comisión Europea destinaría unos 1.300 millones de euros para apoyar proyectos de investigación en torno a los usos que pueda tener el grafeno.

No solo hay grandes empresas interesadas en el grafeno. Pequeños laboratorios químicos, empresas de i+d, etc. también intentan buscar nuevas aplicaciones para este material. La creación de supercondensadores y baterías de grafeno serían un buen ejemplo. Estas pequeñas empresas podrían ser una buena opción para invertir en grafeno, ya que su potencial de crecimiento si dan con la tecla correcta (crean una patente útil) sería increíble.

Otras opciones de invertir en grafeno

Invertir en minas de grafito puede ser otro buen movimiento a la hora de invertir dinero, sobre todo si las necesidades de grafito en el mundo se empiezan a disparar. Podría ser la alternativa al grafeno, ya que el grafito es el mineral del que está hecho el grafeno.

Si hemos visto que el grafeno es una buena oportunidad de inversión para nosotros, tendremos que ver en dónde podremos invertir. La verdad es que no es algo simple, porque se trata de un nuevo material y el mercado todavía no está desarrollado. No se puede comprar o vender grafeno como si compráramos oro o diamantes. Sin embargo, puedes invertir en empresas que se encuentran en la cadena de fabricación, o que investigan y desarrollan los usos de este material.

A favor del grafeno

Un material con las propiedades del grafeno no se encuentran en ningún otro material avanzado. Con tantas propiedades, el uso está garantizado en todo tipo de industrias. Ya solo en base a esto el grafeno podría convertirse en un recurso muy valioso, y las primeras inversiones podrían traer consigo unos rendimientos excelentes. Por supuesto, la inversión en grafeno es arriesgada, pero eso es exactamente lo que nos haría tener unos suculentos retornos.

En contra del grafeno

Como contra principal a la inversión en grafeno es que hay bastantes problemas con la producción en masa de este material. El principal, es que su fabricación, hoy por hoy, tiene un precio elevado. Se espera que con el tiempo y las nuevas tecnologías se vaya resolviendo este inconveniente. Otro problema que ha surgido es que los científicos de momento no han encontrado la manera de hacer del grafeno el sustituto perfecto del silicio en la industria electrónica. Si estas dos cosas no cambian, el grafeno podría no ser una buena apuesta a la hora de invertir.

El grafeno es un material singular y no se espera que tenga un recorrido corto. Algunas fuentes indican que se tardarán unos 15-20 años en conocer todos sus usos potenciales. Por lo tanto la inversión en grafeno no debe ser visto como una inversión a corto plazo. Tiene potencial como para ser una gran inversión a largo plazo pero si lo que buscas es obtener grandes beneficios en poco tiempo, lo mejor es que te enfoques en otro tipo de inversión.