Cuestiones sobre la presencia en internet para pymes

896

Internet ha cambiado la forma en la que consumimos información y nos comunicamos, pero también ha supuesto una revolución para los negocios ya que supone un canal de comercialización muy potente.

En esta entrada veremos algunas de las principales cuestiones y ventajas que pueden obtener las pequeñas empresas si se animan a dar el salto a internet.

Por qué deberías estar en internet

Incluso si eres una pequeña empresa tradicional que se basa, en gran medida, en el boca a boca y en el trato personal estar presente en internet debería ser una prioridad.

Cuando una persona busca algún tipo de servicio o producto, la primera opción para realizar la búsqueda es internet, ya sea desde un ordenador o un dispositivo móvil.

Si no trabajamos nuestra presencia en la red es posible que ante una búsqueda de este tipo, los clientes se vayan a la competencia porque simplemente nosotros no saldremos en los resultados de búsqueda. Es decir, estaremos perdiendo clientes potenciales.

Tener tu sitio en internet es una gran oportunidad para mostrar tus habilidades y productos.

Internet no lo es todo

Recuerda que estar en internet no te va a garantizar el éxito a la hora de captar clientes o vender tus productos. No te olvides nunca de que lo más importante para tu empresa es eso, el producto o el servicio que estemos ofreciendo. Si éste no es bueno, estar en internet no nos supondrá una ventaja, incluso podría ser un perjuicio ya que es probable que haya gente quejándose de nuestro producto.

La calidad de tu producto va a determinar el éxito de tu negocio en internet. Piensa en internet como una potente herramienta de marketing. Tendrás que gestionar tu inversión en internet y medir los beneficios que nos aporta.

A través de internet también podremos pedir la opinión a nuestros clientes de qué le parece nuestro producto. Con esto, podremos mejorar los aspectos más flojos que presente.

Primeros pasos

Lo primero que debes hacer para tener presencia en internet es crear tu propio sitio web. Esta será la plataforma principal para todos aquellos te buscan en la red y es una gran escaparate para publicitar tus productos o servicios.

Los sitios web simples son relativamente fáciles de construir, pero si estás buscando algo más llamativo y robusto es posible que tengas que contratar a un profesional para que te ayude. Asegúrate de que tu sitio cumple con las directrices de los motores de búsqueda y haz que sea rápida en cuanto al tiempo de carga y fácilmente indexable por los buscadores.

También puedes contratar a profesionales SEO para que maximicen y mejoren aquellos aspectos que sean fundamentales a la hora de posicionar nuestro sitio en internet. Además, incorpora a la web, la dirección, un teléfono de contacto, un mapa, etc.

Social media

Cuando ya tengas la web de tu negocio lista y funcionando de manera correcta debes considerar la posibilidad de promocionarte y crear perfiles de tu negocio en las redes sociales.

Elegir la red social en la que estar dependerá del tipo de cliente que tengamos. Puedes probar por crear perfiles en las redes sociales más grandes como Facebook, Twitter y Google+. Puedes apostar también por otras plataformas, pero una vez tengas datos sobre  qué redes sociales te aportan más valor, es mejor que apuestes por ellas y dejes las otras de lado.

También es importante seleccionar las herramientas adecuadas para gestionar tus perfiles. Éstas  te permitirán ahorrar una cantidad de tiempo considerable.

No utilices tus perfiles para caer en la autopromoción, comparte todo tipo de contenido útil para tus usuarios. Trata de que participen e interactúen con el contenido que compartas para lograr un mayor alcance.

Las redes sociales son una gran plataforma de atención al cliente, podrás responder las incidencias o dudas de cualquier usuario, también te ayudarán a mejorar el producto o el servicio a través de encuestas.