¿Qué es el déficit público y por qué debemos reducirlo?

¿Qué es el déficit público y por qué debemos reducirlo?

2083

Desde los comienzos de esta crisis que estamos sufriendo hasta hoy en día, en cada telediario, en cada periódico, en la radio y en cualquier medio de comunicación aparecen referencias al déficit público. Con esta invasión de términos económicos que asolan los medios hoy en día, saber el significado del déficit público y cómo se genera, puede ser un problema para la gente que no está familiarizada con la jerga económica.

Para decirlo de manera sencilla podemos definir el déficit público como la diferencia negativa entre los ingresos y gastos de todas las administraciones públicas durante el ejercicio económico que suele coincidir con el año natural. Es decir, si todas las administraciones públicas ingresan menos dinero del que se gasta para ofrecer todos los servicios públicos se originará un déficit que es lo que conocemos como déficit público. Si por el contrario, los ingresos fueran superiores a los gastos, se crearía lo que llamamos superávit público.

Los entes públicos tienen que confeccionar cada año un presupuesto donde vengan reflejados tanto los ingresos como los gastos. Estos presupuestos deben reflejar el origen de todos los ingresos, que principalmente serán impuestos, tasas y operaciones financieras y además reflejará todos los gastos originados durante el ejercicio económico. En lo que concierne a los gastos, aparecerán las partidas que cubren los servicios públicos que tenga que ofrecer cada administración pública.

En España, los presupuestos generales del estado 2012, reflejaban un déficit presupuestario del 5,8% respecto al PIB y un déficit de la administración central del 4%.

¿Como se expresa el déficit público?

El déficit público se suele expresar en términos porcentuales referidos al PIB. Esto representa una cantidad monetaria líquida, que se calcula una vez que conocemos el PIB de la administración a la que está referida.

¿Por qué debemos reducir el déficit público?

Si queremos comprender por qué el déficit público es un problema en la economía debemos diferenciar si este es continuado o si es solamente puntual. Si el déficit es continuado tendremos un problema, ya que, debemos partir de la base de que el dinero que gastemos “por encima de nuestras posibilidades”, debe obtenerse mediante financiación externa.

En nuestro caso, España, como pertenecemos a la Unión Europea y nuestra política monetaria está transferida al Banco Central Europeo, nuestras fórmulas de financiación pasan generalmente por la emisión de deuda pública, porque no podemos poner en práctica políticas de devaluación de moneda.

Entonces si tenemos déficits públicos continuados y recurrimos a la emisión continua de deuda pública para poder financiarnos generaremos continuamente gastos financieros externos mediante los intereses y que a la vez van a suponer más gasto para las administraciones públicas. De este modo, como hemos dicho anteriormente, incurrir en déficit de manera puntual no es malo por sí solo, pero todas las economías presupuestarias deben rehuir del presupuesto deficitario por norma general de política económica.