La eficiencia energética como forma de ahorro

961

Debido a la situación que estamos sufriendo, buscar nuevas soluciones que nos lleven a producir un ahorro final en el hogar se ha convertido en la premisa número uno para muchas personas. Dentro de las soluciones que se pueden ofrecer podemos destacar el de la eficiencia energética en el hogar.

Si comparamos una casa promedio con una casa que emplea una eficiencia energética se observa que es posible reducir las cuentas anuales de energía en hasta un 40% además de emplear un plan que es considerado con el medio ambiente.

En el desarrollo de un plan de conservación de la energía para su hogar se debe tener en cuenta lo siguiente: identificar las áreas problemáticas donde la energía se está perdiendo o utilizando ineficientemente, dar prioridad a las áreas problemáticas de acuerdo a la cantidad de energía que se pierde o se utiliza de forma ineficiente, y sistemáticamente corregir los problemas priorizados de acuerdo con los límites de su presupuesto familiar.

Una buena manera de averiguar dónde se está produciendo la pérdida de energía es llevar a cabo una inspección. Para ello lo primero es cerrar todas las puertas exteriores, ventanas, chimeneas, etc y apagar los aparatos que queman el gas y calentadores de agua. En segundo lugar, debemos abrir todos los ventiladores de extracción y ventanas para sacar el aire de las habitaciones de su casa. Por último, procederemos a buscar fugas de aire en los siguientes lugares: esquinas de las habitaciones, grietas, puertas, amortiguadores chimenea, enchufes, grifos exteriores, placas de interruptores y ventanas. Basta con humedecer la mano y colocarla en los lugares sugeridos. Su mano se sentirá frío si existe corriente. Otro método consiste en encender una vela y mantenerla cerca de los lugares sugeridos. Si el humo de la vela vacila entonces es que existe una fuga de aire.

Una vez realizada la inspección, pequeños gestos y un poco de sentido común harán que el ahorro generado en el hogar sea visible. Algunos de los que podemos mencionar son los siguientes:

  • Instalar un termostato progamable para ajustarlo a una temperatura confortable cuando hay gente en casa y eligiendo un plan diferente por la noche. Tener en cuenta que hay que cerrar siempre las puertas y ventanas cuando tengamos la calefacción funcionando.
  • Cerrar las cortinas y persianas por la noche y abrirlas en los días soleados de ieficiencia energeticanvierno.
  • Rellenar y sellar las fugas en tuberías, conductos o el cableado eléctrico que penetra a través de las paredes exteriores, pisos y techos. Sellar los agujeros pequeños alrededor de las tuberías de agua.
  • Reducir la temperatura del calentador de agua.
  • Lavar la ropa con agua tibia o fría ajustando el nivel de agua adecuado para la carga.
  • Apagar los ordenadores personales cuando no están en uso o ponerlos en modo de suspensión.
  • Apagar las luces cuando no están en uso y encender sólo aquellas que se adecuen a la tarea que se está realizando.
  • Emplear un mismo ladrón para conectar diferentes aparatos pequeños para poder así apagarlos al mismo tiempo.
  • Reemplazar, dentro de nuestras posibilidades, aparatos viejos, grandes consumidores de energía por otros nuevos que posean planes eficientes de energía.

Siguiendo estas consignas como muchas otras de eficiencia energética,nuestras finanzas personales experimentarán una considerable mejora además de emplear un método de eficiencia energética considerado con el medio ambiente.