El Gobierno retrasará la edad de jubilación anticipada

890

El Gobierno de Mariano Rajoy sigue buscando alternativas para llevar acabo las medidas impuestas desde Bruselas para el ajuste del sistema de pensiones. El ejecutivo está tratando por todos los medios no incumplir el único compromiso adquirido en su campaña electoral, el de que las pensiones por jubilación no vean mermada su capacidad adquisitiva por el efecto de la subida de precios. Para evitar esto, el Gobierno va presentar una propuesta para realizar modificaciones en las condiciones de jubilación anticipada. Éstas irán en el sentido de endurecer los requisitos para acogerse a este tipo de jubilación donde la principal medida será retrasar la edad necesaria hasta los 61 años como mínimo. Otra de las medidas que se llevarán a cabo será que el período de cotización en el Régimen de la Seguridad Social se verá incrementado en 3 años. Hay que recordar que anteriormente para poder retirarse de forma anticipada, un trabajador tenía que tener 30 años cotizados, con esta nueva medida tendrá que tener 33 años cotizados. Además los trabajadores sólo se podrán retirar a los 61 años si están afectados por un ERE o por el cierre de la empresa. El resto de trabajadores tendrán que hacerlo como mínimo a los 63 años. Esta propuesta incluso llega antes de que entre en vigor la última reforma de las pensiones, que lo hará a partir del 1 de enero de 2013. A partir de esa fecha entrará en funcionamiento el retraso progresivo de la edad de jubilación desde los 65 años a los 67 años. Parece que el retraso en la edad de jubilación no es suficientemente para Bruselas  ni para el gobierno español que quiere hacer “reformas más profundas” (recortes) para garantizar la sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social. En lo referente a la actualización de las pensiones, parece que el Gobierno quiere evitar que los pensionistas pierdan poder adquisitivo, visto que se avecinan elecciones en Catalunya no me extrañaría que se usara como medida electoral. Lo que no está claro es el sistema que se seguirá para actualizarlas o si sólo se actualizarán algunas. Desde el Ministerio de Economía se planteaba la opción de realizar una revalorización con un IPC a impuestos constantes, pero parece que esta opción no convence a nadie. Veremos qué pasa con las pensiones, pero da la sensación de que si no se tocan este año, se tocarán el año que viene y que solo es cuestión de tiempo. Sólo hay que recordar que actualizar las pensiones a la subida del IPC supone 5.000 millones de euros a las arcas del Estado.