En qué invertir tu dinero: La inversión en renta fija

899

Para invertir a largo plazo, hay que saber que no se puede tener prisa a la hora de obtener beneficios. Este tipo de inversión prácticamente nos evita correr riesgos que aparecen en el corto plazo, pero los beneficios también son menores. En esta entrada te hablaremos de en qué invertir tu dinero, haciendo hincapié en la inversión en renta fija.

En el marco en el que nos encontramos actualmente, donde las bolsas fluctúan mucho de un día para otro y donde todo parece un caos, los inversores tratan de encontrar refugio en alternativas de negocio mucho más seguras. Lo más aconsejable en esta situación será invertir en renta fija, que resulta más atrayente para el inversor ya que el riesgo en el que hay que incurrir para ganar dinero se reduce considerablemente aunque esta reducción también irá acompañada de una menor rentabilidad esperada. Para hacer este tipo de inversión a largo plazo se suele usar capital ahorrado que no hace falta inmediatamente y con el que podremos conseguir, sin muchos riesgos, beneficios en el futuro.

¿Qué es la inversión en renta fija?

La renta fija son valores que emiten los estados y las empresas dirigidos a un amplio mercado para atraer financiación externa. Generalmente son emitidos, por los gobiernos y entidades corporativas que disponen de una gran capacidad financiera, en cantidades definidas que conllevan una fecha de expiración.

Se denomina así por que la mayor parte de los productos de esta clase que existen en el mercado (llamados bonos) pagan un interés (cupón) fijo que se comunica en el instante de la compra. Otra diferencia entre los bonos y los productos de renta variable es que la renta fija no otorga poder en los estamentos que dirigen la entidad, mientras que en la renta variable sí.

El funcionamiento de la renta fija es muy parecido al de un préstamo bancario, aunque presenta algunas particularidades:

  • Los prestamistas son una gran cantidad de inversores, que se denominan obligacionistas.
  • La deuda se representa mediante títulos valores negociables en el mercado de valores, por lo que el inversor puede acudir al mercado y vender su participación para recuperar su inversión rápidamente.

Elementos a tener en cuenta a la hora de decidir en qué invertir tu dinero en renta fija

Para realizar inversiones en renta fija tendremos que prestar atención a 3 cosasel plazo de la inversión, el tipo de interés ofrecido y la capacidad de pago del emisor.

Frecuentemente se da que a mayor plazo , mayores serán los beneficios obtenidos.

Los tipos de interés son muy importantes si decidimos vender nuestros valores antes de que lleguemos al vencimiento. Si el tipo de interés baja, podremos vender el producto a un valor más alto que al principio, pero si los tipos suben, corremos el riesgo de perder dinero.

La siguiente cuestión es saber cuál es el nivel de solvencia de la entidad emisora. Este tipo de análisis lo realizan las agencias calificadoras de rating, las cuales otorgan una nota a las emisiones de renta fija. Estas notas reciben el nombre de rátings. Generalmente, el ráting de AAA es el que ofrece mayor solvencia.

Tipos de productos de inversión en renta fija

Hoy en día se encuentran gran cantidad de productos financieros de este tipo, la principal diferencia que existe se encuentra en la entidad que los emite, pueden ser públicas o privadas. Otra diferencia sería el plazo de vencimiento.

La deuda pública la emite el Estado, las comunidades autónomas y otros organismos públicos. La deuda pública ofrece Letras del Tesoro, Bonos y Obligaciones.

Las Letras del Tesoro son valores a corto plazo (se devuelven en un plazo máximo de 3, 6, 12 o 18 meses). Tienen un valor nominal mínimo de 1.000 euros y se emiten al descuento de manera que el comprador de uno de estos títulos paga una cantidad inferior a dicha cifra y a su vencimiento recupera 1.000 euros

Los Bonos, en cambio, están emitidos a tres y cinco años y son títulos que abonan un interés periódico, en forma de cupón. Habitualmente se subastan una vez al mes, pero no existe una periodicidad fija.

Las Obligaciones del Estado, cuentan con la misma naturaleza que los Bonos, pero son a largo plazo (10, 15 y 30 años). El pago de los cupones se realiza de forma regular.