Errores comunes que debemos evitar al hacer el curriculum

963

La elaboración de un curriculum vitae que impresione e impacte es el objetivo de cada demandante de empleo. Sin embargo, no existe un modelo pautado para conseguirlo. A pesar de la falta de orientación, una manera segura de hacer que nuestro curriculum no vaya directamente al fondo del cajón, o a la basura, es evitar algunos de estos errores comunes que los directores de recursos humanos suelen detectar de un vistazo.

Mala definición de los objetivos

Nuestro objetivo no puede ser nunca el siguiente: “Quiero trabajar en la empresa X en la función Y”. Eso es algo obvio cuando optamos a un puesto de trabajo. Lo importante es tener claro cuáles son nuestros objetivos profesionales o qué es lo que le queremos aportar a la empresa. Si no podemos definir algo atractivo sobre este aspecto, lo mejor será no incluirlo en nuestro curriculum.

Utilizar un tamaño de letra pequeño

Para la mayoría de tipografías que podemos encontrarnos el tamaño 10 es el más pequeño, incluso si hay un tamaño inferior, un tamaño como ese puede ser demasiado pequeño independientemente de la fuente que estemos utilizando. Si la persona que va a leer nuestro curriculum tiene que sacar las gafas para poder leerlo, lo más probable es que acabe archivado o debajo del resto que tenga sobre la mesa.

En este aspecto también tendremos que evitar la aglomeración de información ya que el curriculum debe estar correctamente formateado y debe ser fácilmente legible. Otro factor importante es el cuidado de la alineación de los textos.

Utilizar hojas de colores

Mucha gente por hacer destacar su curriculum sobre los demás utiliza hojas de colores. Esto podría funcionar en algunos casos, muy pocos, y lo mejor es utilizar una hoja de color blanco. La posibilidad de usar otro tipo de colores o formatos está muy vinculada al tipo de sector del puesto de trabajo ofertado. Por ejemplo, si el puesto es para un sector donde prime la creatividad, entonces en ese caso, sí sería aconsejable.

No seguir las instrucciones

En algunas ofertas de trabajo se incluyen instrucciones o una orientación de cómo debe ser el curriculum que se les envíe para evitar que la gente les entregue documentos genéricos. En muchas ocasiones no leemos atentamente las ofertas y enviamos curriculums sin ningún control. El simple hecho de no seguir alguna de estas instrucciones hará que eliminen nuestra solicitud.

No incluir fechas

Cuando enumeramos nuestra trayectoria profesional y los trabajos que tuvimos anteriormente a veces nos olvidamos de poner las fechas de inicio y de finalización. Este es un error que nos puede costar caro ya que los empleadores lo usan para conocer nuestra continuidad laboral. Si esta información no está reflejada y el curriculum de otra persona, con características profesionales similares a las nuestras, sí lo contempla, lo que harán será poner el nuestro por debajo por estar incompleto.