Errores frecuentes en nuestras finanzas personales

938

Muchas veces nos quedamos con las partes malas de los errores que cometemos, pero todo tiene su lado bueno. Fallar nos permite aprender de nuestros errores, el verdadero fallo sería no haber intentado aquello que buscamos.

En el ámbito de las finanzas personales alguno de los errores que cometemos pueden llegar a convertirse en grandes problemas y al final pueden acabar por perjudicar a nuestro núcleo familiar. Por lo tanto, teniendo conocimiento de los errores más comunes que solemos cometer en la gestión de nuestras finanzas domésticas, podremos prevenirlos y evitarlos. A continuación veremos algunos de los errores que la gente suele cometer al administrar sus finanzas.

Gastar en función de las expectativas

En muchas ocasiones adquirimos cosas pensando que en el futuro tendremos el dinero para pagarlo. Es decir incurrimos en deudas esperando que el día de mañana podamos pagarla. ¿Y si nos quedamos sin trabajo en ese tiempo?¿Y si no tenemos un fondo de emergencia? A veces incurrimos en deudas tan pronto como empezamos a cobrar un salario y al final termina por convertirse, al mes siguiente, en una obligación de pago que puede lastrar nuestra economía familiar.

Desaprovechar la inversión

Tener dinero ahorrado es muy diferente a tenerlo invertido. El ahorro es una forma de mantener el dinero que tenemos como excedente y la inversión significa sacar rendimiento del dinero ahorrado. En definitiva, invertir significa poner a trabajar el dinero para nosotros. Mucha gente desaprovecha el potencial que nos proporciona la inversión por miedo o inseguridad, hoy en día existen diferentes productos que se acoplan a cualquier perfil inversor y de los que podemos sacar algún rendimiento.

Desequilibrios financieros

Muchas personas viven al límite cada mes. Tienen una gran casa, un gran coche, etc. pero no tienen nada ahorrado. Es decir, gastan todo lo que ganan. Todo lo pagan en cuotas mensuales ya que su salario mensual lo permite pero sin embargo se exponen a un riesgo financiero desmesurado. Si pierden el empleo o si surge algún imprevisto lo pasarán mal económicamente. En este caso lo aconsejable es reducir el nivel de vida y consolidar un fondo de emergencia para posibles contingencias.

Descontrol financiero

Los pequeños pero numerosos y repetitivos gastos que tenemos a lo largo del mes pueden estar causando un agujero enorme en nuestras finanzas personales. Saber en qué gastamos nuestro dinero es fundamental y por eso es necesario realizar un seguimiento y control de éstos mediante un presupuesto personal mensual. Este presupuesto podremos realizar en una hoja de Excel sencilla para llevar al día la economía doméstica.