Estrategias de inversión básicas

931

Ser un “trader” puede ser bastante rentable y gratificante pero siempre hay que estar dispuesto a correr ciertos riesgos. Para maximizar los beneficios necesitamos definirnos como trader, seleccionando una estrategia o pautas para invertir. El sistema más adecuado es aquel que mejor se ajuste a nuestra personalidad, horizonte temporal y capital.

Dependiendo de la cantidad de riesgo que esté dispuesto a asumir, los traders suelen centrarse en estrategias de inversión relacionadas con el crecimiento, el valor o la rentabilidad.

Estrategias de crecimiento

Son estrategias que se centran en la compra de valores bursátiles de empresas que tienen un gran potencial de crecimiento. Este tipo de estrategia de inversión generalmente se centra en empresas relativamente nuevas y tecnológicas que pueden experimentar un rápido crecimiento.

Invertir en este tipo de empresas también conlleva una asunción importante de riesgo ya que cualquier cambio en la empresa o cualquier noticia relacionada pueden tirar por los suelos nuestras expectativas. Hay que recordar que una alta rentabilidad conlleva, casi siempre, un alto riesgo.

Los traders que confían en estas estrategias se suelen dejar llevar más por la intuición y por el conocimiento del sector o mercado donde se mueve la empresa que en algo más sólido que justifique la inversión.

Estrategias de valor

Aquí los inversores lo que tratan de encontrar son empresas cuyas acciones se encuentren infravaloradas y que por lo tanto, con el tiempo, su precio se incrementará hasta alcanzar un valor más acorde a la realidad financiera de la empresa.

Existen diversos indicadores que nos permitirán seleccionar este tipo de empresas, como por ejemplo el PER (Price Earnings Ratio). Lo que tendremos que hacer es comparar este ratio con las empresas del mismo sector. Otros valores que podemos observar es el valor en libros, la rentabilidad por dividendo, el beneficio por acción, la Beta, etc.

Es importante en este tipo de inversiones saber qué este tipo de ratios se basan en las cuentas de la empresa. Si las cuentas se han manipulado o hay sospechas de manipulación podemos tener problemas. Si la empresa es confiable y realmente el precio de sus acciones está infravalorado, estaríamos en una buena disposición para invertir y asumir un menor riesgo que en el tipo de inversión anterior.

Estrategias de rentabilidad

Bueno, realmente todas son estrategias de rentabilidad, en todas buscamos ganar algo, pero en estas nos centraremos en la búsqueda de la rentabilidad sin grandes volatilidades, es decir, estrategias de inversión en las que la rentabilidad no se mueva demasiado.

De las tres que estamos viendo, es sin duda, la más conservadora. Este tipo de estrategias de trading se centra en la preservación del capital, con fluctuaciones en los precios bajas. Un estilo de inversión centrado en la rentabilidad buscará invertir en compañías o empresas grandes y conocidas, que suelen dominar un segmento del mercado y cuyo crecimiento suele ser sostenido, sin grandes sobresaltos.

Las empresas que tienen una larga trayectoria, un buen órgano directivo, unas cuentas sólidas y líderes en su sector, son las candidatas ideales a este tipo de estrategia.

Una vez visto unas pinceladas sobre cada tipo de estrategia, ahora te toca elegir a ti la que mejor se adapte a tus necesidades y con la que más cómodo te encuentres. En el mundo de la bolsa de valores hay muchos tipos de traders donde cada uno elige una estrategia y la adapta a su perfil.