Evitar el uso excesivo de la tarjeta de crédito

1039

Una de las etapas de mayor uso de la tarjeta de crédito es en vacaciones, ya sean las de Navidad o las próximas que se avecinan, las de verano. Esto es así debido a la comodidad que nos proporciona el dinero de plástico a la hora de realizar pagos.

Es importante tener presente que su uso sin control puede crearnos numerosos problemas. Hacer un uso indiscriminado de nuestra tarjeta de crédito provocará un exceso de deuda en nuestras cuentas que puede ser muy difícil de mitigar.

A todos estos gastos que contraemos habrá que sumarle los gastos y los intereses asociados, que pueden rondar el 24% y hará que nuestro presupuesto destinado a la época estival se dispare.

Si queremos evitar esto, tendremos que llevar un control sobre todas nuestras compras que hagamos con la tarjeta y solo usarla cuando sea imprescindible.

Mucha gente la usa pensando en que ya pagará las facturas más adelante y va acumulando deuda mes a mes, creando una bola de nieve de deuda imparable que será muy complicado pagar debido a la acumulación de intereses dañando nuestro presupuesto doméstico.

Razones por las que hacemos un uso excesivo

Lo que nos lleva a usar la tarjeta de crédito indiscriminadamente es algo psicológico. Esto se debe a que no vemos el dinero físicamente y mucha gente no repara en el efecto que tiene el uso de dinero de plástico en su cuenta bancaria.

A veces también nos dejamos influir por los descuentos que nos ofrecen por realizar nuestros pagos con la tarjeta. Las entidades bancarias tienen acuerdos con diferentes establecimientos para realizar nuestras compras.

Las entidades financieras incorporan sistemas de puntos que podrán ser canjeados por regalos. Si pagamos cierta cantidad de dinero con nuestra tarjeta de crédito obtendremos puntos, que podremos canjear por productos del catálogo que tenga la entidad. Esto es un incentivo que usan las entidades emisoras para que usemos más la tarjeta.