El horizonte temporal a la hora de invertir

El horizonte temporal a la hora de invertir

3865

Cada vez que elegimos una inversión, una de las primeras preguntas que tenemos que hacernos es la de cuál será nuestro horizonte temporal. Esta pregunta y su respuesta es algo realmente importante, ya que el plazo debe servirnos de guía a la hora de elegir el tipo de inversión que debemos realizar.

En general, cuanto mayor sea el plazo de inversión mejor podremos manejar las fluctuaciones en el valor de los activos y podremos tomar más riesgos con el fin de obtener mayores recompensas. A menos que necesitemos el dinero a corto plazo, tendremos un amplio margen de tiempo para que las inversiones se recuperen de las posibles caídas del mercado.

Expresar el horizonte temporal

El horizonte temporal podremos expresarlo en años o, más generalmente, como a corto plazo (menos de 3 años), a medio plazo (3-10 años) y largo plazo (más de 10 años).

Al establecer nuestros objetivos financieros debemos considerar los horizontes temporales asociados a cada inversión. Por ejemplo, podríamos fijar los plazos para los siguientes objetivos:

  • Comprar una vivienda (más concretamente, para el pago de la entrada). Podríamos establecer un plazo de 5 años o medio plazo.
  • Enviar a los hijos a la universidad. 12 años o largo plazo.
  • Planear la jubilación. 35 años o largo plazo.

Cada persona podrá tener un horizonte temporal distinto para un mismo objetivo financiero. Esto es así porque en su establecimiento intervienen otros aspectos tales como la edad, el nivel de ingresos que tengamos, el nivel de gasto, etc.

Suma total o flujo de ingresos. ¿Qué necesitamos?

Otros aspecto a tener en cuenta es que algunos objetivos requieren de una suma fija de dinero para un único momento, generalmente son aquellos que se refieren a la compra de algún producto o servicio, por ejemplo comprar un coche o irse de vacaciones. Otros implican la generación de un flujo de ingresos para cubrir los gastos, por ejemplo los gastos de universidad o la jubilación.

Usar el horizonte temporal para invertir

Hay dos formas para usar el horizonte temporal a la hora de invertir. En primer lugar debe adecuarse al tipo de gasto que vayamos a tener. En segundo lugar, debemos elegir la inversión con mayor retorno para ese plazo de tiempo.

A corto plazo reduzca el riesgo

Por ejemplo si estamos ahorrando para pagar la entrada de una vivienda que vamos a comprar en un par de años, podemos optar por meter nuestro dinero en una cuenta ahorro, en el mercado monetario o en bonos a corto plazo. Si no estamos seguros sobre el tiempo exacto, entonces es posible que la mejor opción sería decantarse por una cuenta ahorro para que nuestro dinero esté disponible sin ningún tipo de penalización.

A largo plazo busca el retorno

Si estamos ahorrando para la jubilación y todavía nos quedan unos 20 años hasta que llegue, entonces podremos optar por un fondo de pensiones o fondos de inversión. Por un lado nos dará un mayor retorno que otros productos y por otro disfrutaremos de una mejor fiscalidad. Incluso podríamos crear nuestra propia cartera de acciones y otros activos. Una caída en el valor de la cartera de inversión en los próximos años no haría que nuestra perspectiva a largo cambiase ya que es algo que asumimos cuando invertimos con un horizonte temporal tan amplio.

Con el tiempo, podremos ir adecuando nuestra cartera. Esto es importante porque cada vez que se acerque la jubilación querremos tener una mayor seguridad y soportar un menor nivel de riesgo. Podremos aumentar el peso de la renta fija frente a la variable por ejemplo.

[divide style=”2″]

La coincidencia del horizonte temporal con nuestras decisiones de inversión puede marcar la diferencia en el estado de nuestra salud financiera a largo plazo.