Ideas tradicionales y creativas para financiar tu pyme

875

El camino hacia la creación de una empresa exitosa puede ser largo y duro. Éste puede estar lleno de obstáculos que no nos facilitarán la consecución de nuestros objetivos. Quizás, el principal problema o piedra que nos encontraremos por el camino será el tema de la financiación de nuestro negocio. Aunque el proceso puede parecer desalentador, hay luz al final del túnel para aquellos emprendedores que han apostado por sectores innovadores y con futuro. A continuación te damos algunas opciones de financiación tradicionales y otras no tanto a las que podemos recurrir si estamos pensando en emprender nuestro propio proyecto.

Recurrir a amigos y familia

Si tienes algún amigo o pariente que no tenga problemas de dinero y tenga ganas de invertirlo, esta puede ser una buena opción para financiar tu negocio. Los préstamos de amigos y familiares constituyen una interesante alternativa a las formas tradicionales de financiación, sobre todo cuando el grifo del crédito está cerrado como pasa actualmente.

Las ventajas de financiarnos de esta manera es que no nos van a exigir (generalmente) un alto precio por la inversión. Por el contrario, estos métodos pueden enturbiar las relaciones personales si la cosa no va del todo bien.

Préstamos con garantía hipotecaria

Un préstamo con garantía hipotecaria consiste en un préstamo donde la garantía es nuestra vivienda. Esta puede ser una buena opción (pero también arriesgada ya que si no hacemos frente al pago se ejecutará la garantía) ya que este tipo de financiación suele ser más flexible y barata que un préstamo sin este tipo de garantía.

Vender activos

Para conseguir el dinero para poner en marcha nuestra empresa podemos recurrir a vender nuestros activos. Por ejemplo, si disponemos de 2 vehículos podremos vender 1. Tendremos que hacer inventario para ver y evaluar qué cosas de las que tenemos son prescindibles y venderlo con la finalidad de conseguir una mayor cantidad de dinero.

A través de un concurso

Si nuestro proyecto es atractivo podremos presentarlos a diferentes concursos de emprendedores con el fin de conseguir el premio pertinente. Generalmente este premio permite financiar una parte o la totalidad del proyecto e incluso podremos darnos a conocer, con lo que posiblemente estaremos atrayendo inversores interesados en nuestro negocio y que estarán dispuestos a invertir en él.

Fondos de capital riesgo

Todos recordamos a los fondos de capital riesgo cuando estalló la burbuja de las punto com allá por el año 2000, pero lo cierto es que pueden ser una buena fuente de financiación para las pequeñas empresas que acaban de ponerse en marcha y ya tienen ingresos pero todavía le hace falta capital para desarrollarse.

Este tipo de financiación es aconsejable sobre todo si somos una empresa que está creciendo rápidamente. Los fondos de capital riesgo nos ayudarán a expandirnos y poder hacer frente y acelerar dicho crecimiento.

Además algunos de estos fondos podrán aportarnos algún tipo de apoyo en cuanto a la gestión del negocio se refiere. Esto se debe a que hay fondos especializados y que solo invierten en sectores específicos y nos pueden asesorar sobre si nuestro producto va a funcionar o qué tenemos que hacer para introducirlo en un nuevo mercado.

Hay que tener presente que estas empresas no nos van a regalar el dinero sino todo lo contrario, nos marcarán de cerca ya que querrán recuperar su inversión dentro de una ventana de tiempo que suele oscilar entre los 3 y 5 años.

Recurrir a inversores estratégicos

Este tipo de financiación pasa por abrir la participación en la empresa a compañías más grandes. Si nosotros tenemos una empresa con un producto atractivo y con potencial pero no tenemos dinero para investigar y desarrollarlo todavía más podemos recurrir a este tipo de financiación. Generalmente esto se utiliza en empresas de base tecnológica. Lo que tenemos que tener en cuenta en este sentido, es que tenemos que elegir si queremos tener el 100% de una pequeña empresa o tener por ejemplo el 50% de una gran empresa (o el porcentaje que sea). Si la gran empresa (a la que recurrimos para financiarnos) confía en nuestro producto pondrá dinero para acelerar y mejorar su desarrollo con lo que nuestra empresa podrá crecer más que si no recurrimos a este tipo de financiación. El principal problema es que podemos llegar a perder el control total de la empresa.

Crowdfunding

El crowdfunding es un método de financiación colectiva que ha crecido como la espuma en los últimos años.Hoy en día existen numerosas webs para recurrir a este tipo de financiación. Estos sitios permiten a las empresas encontrar inversores anónimos que aportan pequeñas cantidades de dinero para que se ponga en marcha un determinado proyecto. Hay muchas ventajas en el crowdfunding como medio de financiación. Quizás la más grande es que las empresas son capaces de recaudar dinero sin renunciar a una parte de la participación del negocio.

Algunos sitios nos cobrarán una parte de todo el dinero recaudado o nos cobran una determinada tarifa.