La importancia de la diversificación

1195

La situación de las quitas impuestas a los depósitos en Chipre vuelve a alentarnos sobre el concepto del riesgo y de la necesidad de diversificación.

En cuanto al riesgo, el punto esencial a tener en cuenta es que cualquier producto financiero presenta algún grado de riesgo, por muy bajo que este sea. Dentro de los rangos y tipos de riesgo, los depósitos a plazo tienen un riesgo muy bajo, ya que hay varios mecanismos que los aseguran. Pero no hay nada 100% seguro.

Por lo tanto, la forma de mejorar el nivel de seguridad de nuestro patrimonio radica en la diversificación.

¿En qué consiste la diversificación?

La diversificación consiste en dividir nuestro patrimonio en varios productos financieros, que estarán expuestos a diversos riesgos, lo que impide que ante cualquier problema se vea afectada la totalidad de nuestro patrimonio. Si nos centramos en el caso de Chipre, los ahorradores que tuvieran su dinero en depósitos chipriotas y obligaciones alemanas estarían menos expuestos que aquellos ahorradores que solo tuvieran depósitos en Chipre.

Lo que no tenemos que hacer nunca es poner todo nuestro dinero en un mismo producto ya que esto siempre es una mala idea. Si solo tenemos nuestro dinero colocado en depósitos, lo mínimo que tendríamos que hacer sería colocarlo en al menos 2 o 3 entidades. Si tenemos deuda pública de un país, tendríamos que pensar en dividir ese dinero para invertirlo en deuda de varios países de similar perfil de riesgo y no sólo de uno, aunque este sea un “país seguro” como pueda ser Alemania. Con esto reduciríamos el riesgo general al que estamos expuestos.

Además de lo mencionado anteriormente, que sería lo mínimo, si queremos reducir todavía más el riesgo al que se expone nuestro patrimonio, deberíamos invertir nuestro dinero en productos de diferente naturaleza (depósitos a plazo, bonos del Estado, bienes raíces, renta variable, etc.). Los productos que elijamos para diversificar nuestro patrimonio tendrán que adaptarse a nuestro perfil de riesgo.

Si queremos reducir todavía más el riesgo, podríamos incluso buscar inversiones en países diferentes (diversificación geográfica) o en otras monedas diferente a la nuestra.

Ante todas estas posibilidades que se nos presentan a la hora de diversificar, hay que tener en cuenta que muchos productos necesitan ciertos conocimientos financieros y además algunos llevan costes asociados que habrá que tener muy en cuenta. Por mucho que podamos reducir el riesgo, éste siempre existirá por pequeño que sea, el riesgo cero no existe.

  • Me permito diferir, el Riesgo 0 si es alcanzable y además fácilmente, Gastalo, Regálalo, Disfrútalo, Vivelo que no es más que ‘papel’ (normalmente ni eso) que etamos aquí dos días, vete a saber para cuando tenemos reserva de solo ida sin equipaje al barrio de al lado. Ahora que nos vengan a confiscar lo disfrutado… Eso no por suerte no es expropiable ni confiscable.

    Horacio en sus Oda 1.11 en el 23 A.C. ya decia ‘Carpe Diem’ – ‘Vive el Momento’ y ‘Memento Mori’ – ‘Recuerda que eres mortal’ que se usó como recordatorio de para los Generales que tras conseguir un Triunfo tenían el derecho de desfilar al frente de sus legiones por ante el pueblo de Roma, pero siempre llevando en su cuadriga a un esclavo que continuamente le susurraba la frase. ‘Disfruta del Triunfo pues mañana habrás perecido’ con el fin de que no olvidase su condición e intentase convertirse en dictador . Hoy sigue siendo igual de aplicable, eventualmente un dia tal como mañana todos habremos compartido el mismo destino (pobres, menos pobres, acomodados, ricos y muy ricos) y lo que nos diferenciará es lo vivido y no lo acumulado.

    • ambito

      Por pequeño que sea siempre existe riesgo. Es más, si vives “al día”, es decir, no ahorras nada, si te pasa algo sin tener ningún tipo de reserva, ¿qué haces?
      Gracias por el comentario, un saludo!

      • Es la hormiga o la cigarra… pues los mayores esta confundidos actúa como la hormiga acumula lo necesario para el invierno pero no vivas pensando que el invierno va a durar 3 años – la hormiga no hace eso – vive simplemente de un modo eficientemente racional. Si el hormiguero creyese que el invierno duraría tres años, todas morirían de inanición en un animo colectivo y altruista de salvar al resto (el resto desgraciadamente son ellas mismas). Pero la naturaleza es sabia y no pasa viven en un equilibrio inestable donde las probabilidades juegan a favor de ellas (evolucionar, adaptarse o extinguirse).

        El humano, no tiene un sistema de equilibrio, pasa de ser una cigarra despendolada a ser un recolector con síndrome de Diogenes avanzado, no en base a realidades sino a expectaciones – el invierno durará tres años o no habrán más inviernos nunca – lo cual produce, lo que se ha venido a denominar, la profecía que auto armado y explosión (self-fulfilling prophecy). Tanto creemos que el invierno durará tres años que hacemos que dure tres y más y al contrario también (la botella medio llena o medio vacía). Se podría decir que la sociedad en su conjunto tiene un trastorno Bipolar tipo I pasando de la Euforia a la Depresión sin causa justificada.

        Puestos así en vez de economistas en el Banco Mundial, IMF, BCE, Ministros de Economía,etc… necesitaríamos Psiquiatras y Psicólogos conductistas para enderezar a una humanidad neurótica.

  • El exceso de diversificación no entraña costes?

    • ambito

      Si, puede llevar costes asociados. En la entrada lo pone y hay que tenerlo muy en cuenta. Podría decirse en este caso que los extremos no son buenos. “muchos productos necesitan ciertos conocimientos financieros y además algunos llevan costes asociados que habrá que tener muy en cuenta”. Esos costes asociados podrían ser comisiones, etc. Un saludo :)