¿Por qué debemos intentar saldar nuestras deudas?

913

Para algunas personas, vivir una vida sin deudas es sólo un sueño, pero para otros, puede ser una realidad. No es una tarea sencilla ya que se necesita compromiso, autocontrol y disciplina poder dejarlas atrás. Aunque el proceso para tratar de deshacernos de la deuda no es fácil, ya que hay que sacrificarse, los resultados finales valen la pena y los esfuerzos realizados se verán recompensados.

No tener deudas nos permite experimentar la libertad financiera, nuestra vida será más plena, ya que no estaremos atenazados ni estresados por las deudas. Para empezar debemos tener determinación y compromiso personal.

Uno de los mayores problemas que acarrea tener deuda, especialmente si esta es grande, es que nos limitan nuestra capacidad de gasto, y no nos permiten administrar totalmente nuestros ingresos, ya que una parte se irá directamente al pago de esa deuda. Por ejemplo, es posible que queramos ahorrar dinero para nuestra jubilación o invertir dinero para asegurar el futuro de nuestros hijos. Sin embargo, las obligaciones contraídas, como puede ser, el pago de la hipoteca, un préstamo personal o cualquier otro tipo de préstamo, pueden obstaculizar nuestras metas financieras futuras.

Además si vamos acumulando deuda, podemos llegar al punto de no poder hacerle frente e incurriremos en impago, con todos los problemas que esto nos puede acarrear.

Deshacernos de la deuda

Cuanto antes hagamos frente al problema, antes le pondremos solución. El no abordar el problema de la deuda sólo retrasará nuestros esfuerzos por lograr nuestras metas futuras.

Crear un presupuesto puede ser el comienzo más sencillo y uno de los medios más eficaces. Tendremos que reducir nuestros gastos innecesarios o superfluos a fin de crear un superávit en nuestras finanzas personales. Luego tendremos que destinar este ahorro  a devolver el préstamo. Hay que recordar que seguramente tengamos que sacrificar ciertas cosas, pero hay que hacerlo cuando se trata de deshacerse de la deuda. Una vez que tengamos el presupuesto confeccionado tendremos una imagen más clara de cómo utilizamos nuestro dinero y podremos ver también si las metas financieras que nos hemos marcado, son acordes a nuestras finanzas personales.

Beneficios de vivir sin deudas

Una vida libre de deuda, significa disponer de más dinero. Ya que tendremos menos gastos mensuales, y nuestro flujo de efectivo irá en aumento.

Más flujo de caja nos permitirá tener una mayor libertad financiera. Podremos realizar cosas que antes no podíamos (ir de vacaciones, pagar la matrícula de nuestro hijo en la univerisad, etc.)

No tener que lidiar con la deuda, también nos permitirá invertir nuestro dinero para tratar de conseguir una buena rentabilidad. Por lo tanto seremos capaces de generar más riqueza y mejorar nuestras finanzas personales.