Invertir en los países emergentes actuales

933

Casi todo inversor que piensa en el largo plazo tiene en mente los mercados de los países emergentes actuales, sobre todo aquellos pertenecientes al continente asiático, y quiere formar parte del reparto final del pastel. El crecimiento proyectado de la población en los países en desarrollo es aproximadamente tres veces superior al de los países desarrollados, y sus clases medias se han disparado. Su evolución en el PIB colectivo, que ya es la mitad del mundo, se espera que siga al alza, no obstante todavía existen muchas reticencias entre algunos inversores que tienen dudas a la hora de invertir en estos mercados debido a los posibles colapsos de divisas o a las “dictaduras” políticas reinantes.

Una posible solución para estos inversores dubitativos podría pasar por invertir directamente en las empresas occidentales que les ofrecen productos de alta calidad a estos países emergentes actuales. Hay una enorme demanda de los consumidores en los países emergentes de Asia de productos que sirvan para mostrar su riqueza, y qué mejor manera de hacerlo que conducir un Mercedes o BMW, llevar un reloj de diamantes en su muñeca u ofrecer a los invitados un Johnny Walker.

La afinidad de bienes de lujo y nombres occidentales en la expansión de la riqueza personal y clase de ingresos más altos no sólo está presente en China y Hong Kong, sino a través de otros mercados emergentes. Si observamos qué ha pasado recientemente en China, nos encontramos con que grandes marcas de vehículos como BMW han visto como crecían sus ventas aproximadamente un 30% año tras año. General Motors dio a conocer hace poco que las ventas de Cadillac en China habían aumentado un 32% respecto al mes de marzo del año anterior.

En una escala mucho menor, los relojes de lujo y joyería también representan oportunidades prometedoras. El 43% de las compras de relojes realizadas por turistas las hacen los viajeros chinos, y es probable que se mantenga así en el futuro dado que se espera que la salida de turistas chinos aumente un 14% en cada uno de los próximos cinco años.

En general, el consumidor promedio chino de lujo gasta 14.000€ durante un viaje, en el cual adquieren joyería, relojes o artículos de cuero de marcas como Cartier, Piaget, Swatch o Montblanc.

El crecimiento global de ingresos también tiene un impacto positivo en los bienes de consumo, como el sector de bebidas y licores. Los consumidores tienden a mejorar sus marcas a medida que avanzan económicamente. Este hecho sugiere que a medida que la economía mundial mejora, es probable que se acelere significativamente la demanda y el consumo de bebidas alcohólicas de alta gama. Esto es particularmente cierto en los mercados emergentes, donde los consumidores más ricos han adquirido un gusto por costosos alcoholes occidentales. Esto puede ser un buen augurio para empresas como la británica Diageo, que posee o controla Scotch whisky así como vodka o ginebra y es propietaria de la cerveza Guinness.

En resumen, hay una opción para aquellos inversores que por un lado quieren capitalizar el crecimiento en el sudeste de Asia y otras regiones de mercados emergentes, pero por otro siguen siendo cautelosos acerca de los riesgos potenciales de las inversiones directas en estos países. La solución: empresas occidentales que operan allí.