El mapa de la corrupción en España

905

Día a día nos levantamos con una nueva noticia de corrupción en España, y los telediarios se inundan de numerosos casos de corrupción que no dejan indiferente a nadie, dejando de lado problemas tan importantes para el país como la tasa de desempleo existente.

Antiguamente cada uno conocía o escuchaba hablar de los “trapicheos” que los alcaldes de las zonas venideras se traían entre manos, pero hemos evolucionado a una clase de corrupción despiadada que mancha tanto a políticos de primer orden como a la mismísima Casa Real.

Y es que entre sobornos, sobres, blanqueo, cohecho, prevaricación, tráfico de influencias, etc, etc han acabado por fulminar la esperanza de los españoles por la clase política, y en general, por todo aquel que tiene capacidad para mover el país. Tanto es así que la clase política se ha convertido recientemente en la tercera mayor preocupación de los españoles por debajo del paro y de los problemas económicos, tal y como muestra el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

La realidad muestra que en este momento hay 314 políticos implicados en alguno de los 730 casos de corrupción que tenemos en España. Y aunque algunos de nuestros dirigentes intenten echar balones fuera y defiendan a ultranza su inocencia, esto no deja indiferente a nadie, y desde fuera no nos ven con muy buenos ojos precisamente.

En el mapa que se muestra a continuación podemos ver la distribución geográfica de todas las tramas que el país está viviendo o ha vivido y el partido político al cual atañe. Desde luego explica perfectamente el por qué de tantas noticias diarias de corrupción.mapa corrupcion españa

Tal y como muestra el mapa de corrupción en España, tanto el partido popular como el socialista, los dos partidos más numerosos en cuanto a votantes se refiere, son los que más están salpicados por los escándalos. El caso “Malaya” de blanqueo de capital, el caso “Palma Arena” del gobierno balear, la operación “Pokemon” en Galicia o el caso “Pallerols” que salpica a Duran i Lleida son unos pocos de los numerosos casos existentes…y seguro que hay otros cuantos de los que no se sabe nada.

La pena de todo esto es que al final esta gente se irá de rositas y no acabará donde acaba aquel que por hambre se lleva una barra de pan.