Mejorar la postura corporal durante una entrevista de trabajo

Mejorar la postura corporal durante una entrevista de trabajo

2508

Muchos estudios han demostrado que nuestro lenguaje corporal puede comunicar más que lo que digamos o que nuestro tono de voz. Esto se evidencia todavía más cuando estamos interactuando con una persona que no conocemos. Por esta razón, el lenguaje corporal durante una entrevista de trabajo es de suma importancia ya que determinará la percepción que tendrá sobre nosotros el entrevistador, en definitiva, mejorará o empeorará las probabilidades de que seamos contratados.

Entonces, ¿cómo tendremos que interactuar para no reflejar nervios, falta de confianza o arrogancia? Lo primero que tenemos que tener claro es que dependiendo de cuál sea el puesto de trabajo al que optemos tendremos que tener una actitud corporal diferente. No es lo mismo acudir a una entrevista para un puesto en el que tengamos que interactuar con el cliente que para un puesto en el que no tratemos con ellos. Teniendo en cuenta esto, cualquier preparación para una entrevista de trabajo debe incluir un pequeño trabajo de nuestro lenguaje corporal y no centrarnos simplemente en lo que vamos a contestar en las preguntas que nos hagan.

A continuación te damos algunos consejos para mejorar tu lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

Muéstrate lo más natural posible, no finjas

El lenguaje corporal puede ser un excelente detector de mentiras, es difícil mentir a través de nuestra actitud corporal y la mayoría de nosotros no podemos hacer lo que queremos con nuestro cuerpo cuando estamos nerviosos y bajo presión. La clave está en no fingir. Por lo tanto, tendremos que mostrarnos relajados para tener un mayor control sobre nuestro cuerpo, así evitaremos situaciones que suelen ocurrir frecuentemente y que están mal vistas, como estar encorvados o como tocar los dedos de forma nerviosa.

Permanecer tranquilo

La primera cosa que tendremos que trabajar es la de no hablar demasiado rápido durante la entrevista. Muchas veces cuando actuamos a la velocidad que va nuestra mente, perdemos el control de nuestro lenguaje corporal. Así, hablando lentamente y deliberadamente conseguiremos que nuestro cuerpo actúe correctamente durante la entrevista. Podemos ensayar la entrevista con un amigo o familiar para mejorar este aspecto.

Mantén una buena actitud corporal

Cuando preparemos la entrevista debemos centrarnos en lo que tenemos que hacer y en lo que no. Hay que tener en cuenta que nadie es perfecto. Si se nos escapa algún pequeño fallo durante la entrevista de trabajo y nos damos cuenta, lo que tenemos que hacer es no perder la calma y andar repasando mentalmente aquello en lo que hemos metido la pata, la entrevista sigue y quizás podamos arreglarlo.

Lo que tenemos que intentar es enseñarle a nuestro cuerpo una buena actitud corporal para transmitir buenas sensaciones al entrevistador que tengamos en frente.

Debemos trabajar aspectos como los siguientes:

  • Contacto con los ojos: Lo que tendremos que hacer es mantener un contacto visual frecuente, aunque éste debe ser intermitente con el entrevistador.
  • Postura: Siéntate derecho, pero de una manera relajada dejando caer los hombros de forma natural y con la espalda recta sin flexionarla hacia atrás.
  • Apoyarse: No hay que apoyarse de forma exagerada. Podemos apoyarnos de una manera fluida y normal cuando sea apropiado para luego volver a una postura normal como la que hemos señalado anteriormente.
  • Las manos y los pies: Podemos tratar de encontrar algunas posiciones cómodas antes de la entrevista, la posición no debe ser agresiva. Cuanto más relajada sea mejor, así que los pies deben estar bien apoyados en el suelo y las manos deben encontrarse en un estado neutral menos cuando hablemos o expliquemos algo que podremos usarlas pero de una forma natural y usadas con moderación.

Qué hacer y qué evitar antes de la entrevista de trabajo

Nuestro lenguaje corporal puede ser un producto de nuestro nivel de energía. Las hormonas como la adrenalina pueden jugar un papel importante en nuestro estado físico y mental. Así que para liberar tensión podremos realizar ejercicio el día antes de la entrevista (o el mismo día si es por la tarde) para afrontarla de una manera adecuada.

Por otro lado, una cosa que no recomendamos es tomar demasiado café antes de la entrevista para mantenernos despiertos durante la entrevista. Lo único que conseguiremos es estar más nerviosos por el efecto de la cafeína sobre nuestro cuerpo.