Mentiras que cuentan los asesores y gestores financieros

1072

Como en casi cualquier industria, la profesión de planificación financiera y asesoría incluye grandes charlatanes y un sinfín de mentirosos que se aprovechan en mucho casos de nuestra ignorancia para cuadrar sus cuentas. Existen tantos productos financieros que realmente cuando nos asesoran no tenemos información suficiente para saber si dicen la verdad. La desgracia es que en ocasiones pintan tan bien el producto que finalmente acabamos cayendo en la trampa y acabaremos poniendo una reclamación.

Sí es verdad que entre ellos se encuentran numerosos profesionales que no dudarán en buscar nuestro beneficio, al fin y al cabo lo primero son los clientes, o al menos esa es la idea, por lo que acudir a un asesor financiero que nos ayude con nuestra planificación financiera no es mala idea. No obstante, es conveniente hacer preguntas y tener cuidado con las trampas, pues no siempre nos vamos a encontrar con una persona competente. Estas son algunas señales que nos podrían hacer dudar:

“Esperamos que los mercados…”

Su asesor no tiene poder sobre los mercados, y aunque muchas veces dicen lo que el cliente quiere oír, no debemos olvidar que los mercados son en gran medida imprevisibles, y no se puede adivinar el futuro. Los asesores honestos intentarán cubrir las posibles pérdidas, o al menos minimizarlas por lo que aquellos que no dispongan de una estrategia seria de defensa estarán poniendo nuestro dinero en riesgo.

“Tengo una cartera que es única para usted…”

La realidad es que realmente cada individuo es diferente y sí que debería haber una cartera única para cada uno. Sin embargo podemos preguntarnos: ¿puede un asesor saber qué pasa en 200 carteras diferentes? Porque desde luego eso es lo que le dirá a cada una de las personas a las que vaya a asesorar. Hay una serie de carteras que se podrían llamar “carteras modelo” y son con las que se trabaja, si no sería imposible para un asesor controlar todo lo que sucede con cada uno de sus clientes.

“Si usted no gana yo tampoco…”

Puede ser cierto, pero no deja de ser una estrategia a la defensiva que se emplea para que un cliente no se levante de su sitio. Un buen asesor lo es por lo que consigue, no por la forma en la que le pagan.

“Revisamos sus inversiones constantemente…”

Si un consejero le dice que supervisará sus inversiones constantemente, éste no estará completando las tareas que le permita atender a las necesidades del cliente. Salvo que haya un movimiento muy importante en el mercado, rara vez se revisarán sus inversiones diariamente.

“Seré el único de la oficina con el que hable de su planificación…”

“…Así, cuando llegue a la oficina sólo tendrá que venir a mi mesa, o si prefiere podrá llamarme por teléfono y discutiremos acerca de lo que es mejor para usted”. Un asesor financiero realmente busca que su cliente tenga un servicio de primera, sin delegar nada a su personal, pero eso da lugar a largas esperas, retrasos y ausencias, puesto que un asesor financiero no va a ser únicamente suyo y no sólo va a estar pendiente de sus inversiones. Tengamos en cuenta que todo asesor estrella estará rodeado de un equipo ampliamente cualificado.