Mercado Forex y el análisis fundamental

957

Los inversores en el mercado de divisas (FOREX) basan sus decisiones principalmente en el mismo tipo de análisis que se utiliza en el mercado de valores. Se sirven del análisis técnico y del análisis fundamental.

En cuanto al uso del análisis técnico en el mercado forex es muy parecido, se presupone que el precio lo descuenta todo (noticias, futuros eventos, etc.) y se utilizan una serie de gráficos, indicadores, osciladores, etc. que son objeto de análisis.

El problema reside cuando queremos llevar a cabo un análisis fundamental, como el que podríamos hacer de cualquier empresa que cotice en bolsa. Esto se debe a que los países no tienen que presentar sus balances contables. Entonces, ¿cómo realizamos el análisis fundamental de una divisa?

Cómo realizar el análisis fundamental de una divisa

Debido a que el análisis fundamental trata de analizar el valor intrínseco de una inversión, su adaptación al mercado de divisas tratará de analizar las condiciones económicas que repercutan a la valoración que se haga de la moneda.

Algunos de los principales factores o indicadores que afectan a la cotización de una divisa son los que se conocen como indicadores macroeconómicos.

Este tipo de indicadores son proporcionados por el gobierno de un país o por una organización privada de peso. Éstos reflejarán el funcionamiento económico de un país, es decir, nos darán información sobre la “salud” de la economía. Hay que decir que un único factor no es concluyente, tendremos que analizar varios para sacar conclusiones precisas.

Generalmente las fechas de publicación de estos tipos de datos se conocen de antemano. Estas publicaciones pueden compararse con el anuncio de beneficios/pérdidas por parte de una empresa que forme parte del mercado de valores.

Antes de estas publicaciones, los inversores realizan sus propios pronósticos con la finalidad de adelantarse al mercado. Una vez se publican, las desviaciones con respecto a los pronósticos pueden ocasionar grandes movimientos de precios y de volumen.

Entre estos indicadores podemos destacar las cifras de desempleo, estadísticas sobre la vivienda, producto interior bruto (PIB), índice de producción industrial, índice de precios al consumo (IPC), etc. Los más conocidos para el gran público son los siguientes:

Producto interior bruto (PIB)

Es uno de los indicadores más analizados de un país y en general, es el indicador por excelencia. El PIB mide el valor total de mercado de todos los bienes y servicios producidos en un país a lo largo del año. El problema, es que es un indicador retrasado debido a que la publicación final de su variación no se conoce en el momento exacto, es decir, existe un desfase temporal. Para paliar esto, se utilizan datos provisionales que luego han de compararse con los definitivos. Si se produce una diferencia, entre el valor final y el dato adelantado, pueden producirse movimientos importantes en las cotizaciones de las monedas. Podríamos comparar el PIB con el margen bruto de una empresa que cotiza en bolsa, ya que ambas constituyen una medida de crecimiento interno.

Índice de precios al consumo (IPC)

El IPC es un dato que sale continuamente en las noticias, cada cierto tiempo sale publicada su evolución. A grandes rasgos, lo que refleja este indicador es como varían los precios de una “cesta tipo” de bienes. Este dato en conjunto con el de las exportaciones de un país, se puede utilizar para ver si un país está ganando o perdiendo dinero en sus productos y servicios.

Otros indicadores relevantes es el Índice de Gestores de Compras (PMI), las encuestas de confianza del consumidor, el número de viviendas de nueva construcción, etc.

Debido a que los indicadores macroeconómicos nos dan una visión global del estado de un país, los cambios que se produzcan en ellos conllevarán cambios en el precio y volumen de su moneda.

Recomendaciones para seguir estos indicadores

1. Mantén, sigue o crea un calendario en el que se enumeren las fechas de publicación de los indicadores o factores más importantes. Hoy en día existen herramientas o plataformas que ya contienen un calendario con las publicaciones más importantes de cada país. Además las clasifican según su relevancia para el estado de la economía y te ofrecen una previsión de lo que se espera por parte de los inversores.

2. Estate atento a cualquier tipo de publicación por un tercero.

3. Conoce las expectativas del mercado para cada uno de los datos y presta atención de si se cumplen o no.

4. Si la diferencia entre el pronóstico y los datos reales es grande, trata de conocer porqué ha habido esta diferencia.

5. No reacciones demasiado rápido a las noticias. A menudo las cifras publicadas son revisadas posteriormente con lo que podría haber cambios que nos cojan con el paso cambiado. Examina si anteriormente se han producido estos tipos de cambios.