Los pensionistas en España verán mermada su capacidad adquisitiva

857

La vida ha dejado de ser la misma en España en los últimos años. Muchas de las medidas adoptadas por el gobierno como la subida del IVA en España, el copago farmaceútico o la disminución/congelación de salarios, junto a los efectos que los mismos han tenido (recientemente se ha conocido que el IPC ha aumentado casi un punto porcentual respecto al mes de agosto) han hecho mella en la ya precaria sociedad española.

Y desde el luego el futuro no parece que vaya a ser mejor, al menos no para los pensionistas, que van a ver como sus pensiones llevarán aplicadas un IPC menor que el real. Esto se debe a que el gobierno piensa aplicar un método de actualización o revalorización menor al real, el llamado IPC a precios constantes que es inferior al IPC a precios reales.

El problema de aplicar este tipo de índice es que excluye el impacto que subidas fiscales pueden causar sobre el precio final de la “cesta de la compra” o cesta de productos que son evaluados para finalmente calcular el índice. De tal forma que recientes subidas fiscales como la sufrida el pasado mes de septiembre del IVA no se tendrían en cuenta.

El ministro Soria ha dado a entender que las pensiones se actualizarán con la tasa del IPC a noviembre, y si finalmente deciden emplear el IPC a precios constantes, el gobierno conseguirá así ahorrar una buena cantidad de dinero, pero a costa de que los pensionistas en España sufran una futura pérdida de poder adquisitivo.