Los pensionistas españoles perderán capacidad adquisitiva

851

Hoy el Gobierno a través de Fátima Báñez, Ministra de trabajo, ha anunciado lo que se veía venir, las pensiones de menos de 1.000 euros subirán un 2% el próximo año, mientras que el resto lo harán sólo un 1%, como ya se había anunciado en septiembre. Esto significa que en 2012 las pensiones no se actualizarán con la inflación de noviembre (el dato adelantado ha sido del 2,9%) como se venía haciendo anteriormente. Por lo tanto, se producirá una caída del poder adquisitivo de nuestros pensionistas.

El gobierno ha manifestado que no se hace la revalorización de las pensiones al nivel de la inflación porque no puede hacer frente a dicha actualización. Si a parte del 1% que se van a revalorizar las pensiones (más un 1% a las de menos de 1000€) se revalorizaran al verdadero nivel del IPC provisional de noviembre, el Gobierno tendría que incurrir en un gasto adicional de 3800 millones de euros, que se repartirían a partes iguales entre 2012 y 2013.

La ministra ha explicado que esta subida extra del 1% (hasta el 2%) para las pensiones de menos de 1.000 euros (que suponen un 70% del total) supondrá un gasto adicional de 1.500 millones de euros el próximo año. Desde el ejecutivo se ha dicho que este sacrificio adicional por parte de los pensionistas se debe a que hay que cumplir el objetivo de déficit público, que se sitúa en el 6,3%.

Con esta medida hemos visto como lo único que  había prometido Mariano Rajoy a lo largo de su campaña no se cumplirá y desde el Gobierno han tratado de quitarle hierro al asunto, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría ha destacado el esfuerzo del Gobierno por hacer la revalorización del 1% en las pensiones (2% en las de menos de 1000€).

Días atrás, el Ejecutivo comunicó a Bruselas que la Seguridad Social cerraría este año con unos números rojos de 10.000 millones, lo que representa un déficit del 1% del PIB (respecto al objetivo del 6,3% para el conjunto de España este 2012).

Veremos si al final es verdad aquello que dijo Rajoy de que las pensiones sería lo último que tocaría. De ahí podríamos extraer que no habrá más reformas porque sería lo último a lo que se le metería la tijera, ojalá fuera así, pero todo apunta a que el 2013 será un año mucho más difícil que el actual.