¿Qué hacer ante la pérdida de la tarjeta de crédito?

898

Las tarjetas de crédito tienen grandes ventajas, nos permiten no llevar dinero en metálico y usarlas en su lugar, nos permiten comprar a crédito, el coste de lo adquirido se sufragará a través de la cuenta corriente al banco, que va a ser quien fíe y adelante la cuantía del producto adquirido.

A pesar de las grandes ventajas que nos ofrecen, éstas llevan asociado un inconveniente. La tarjeta debe tener unos cuidados básicos, ya que si ésta se estropea probablemente no podremos utilizarla, por lo que tendríamos que acudir a nuestra entidad financiera a sustituirla. Debemos tener presente que las tarjetas tienen una banda magnética que es la parte que reconocen los diferentes lectores de tarjetas y que a través de esta banda los vendedores nos pueden cobrar. Si esta banda magnética está dañada la tarjeta quedará inservible.

Pérdida de la tarjeta de crédito: Extravío o robo

Otra cosa que nos puede ocurrir es la pérdida de la tarjeta de crédito, puede ser por un robo o porque simplemente la hayamos perdido. En esta situación debemos tener una reacción ágil y rápida ya que nos puede servir para evitarnos futuros contratiempos.

Antes de nada, lo primero que tenemos que hacer será informar de la pérdida sufrida a la entidad emisora. Tenemos que llamar al número de teléfono que nos hayan dado. El problema es que este número suele aparecer en la tarjeta física y si no lo hemos apuntado antes tendremos que encontrarlo en otro lugar.

La mejor decisión es optar por la vía telefónica, ya que es la vía más rápida para informar de lo sucedido. El principal objetivo es alertar a la entidad con rapidez para que si alguien utiliza la tarjeta de crédito no pueda cargarnos en la cuenta el precio de sus compras. Después de esto, la entidad anulará la tarjeta de crédito y podremos solicitar otra nueva tarjeta.

Una consejo que podemos seguir, es que, cuando se consigamos comunicarnos con la compañía emisora es anotar la fecha y la hora de la llamada, así como el nombre de la persona con la que se hable. De esta manera podremos demostrar que se ha realizado la notificación si surgen contratiempos.

Para asegurarnos aún más, aparte de usar la vía telefónica, podemos hacer un escrito a la entidad relatando lo mismo que telefónicamente. Así también nos aseguramos de que quedará constancia escrita. En esta carta debemos detallar la fecha y la hora a la que escribimos el escrito.

El principal inconveniente de la pérdida de la tarjeta de crédito es que quien la encuentre o la haya robado pueda utilizarla y carguen al dueño de la tarjeta los gastos que cometa el ladrón.

En principio, si hemos avisado de la desaparición, la cantidad de dinero que esa tercera persona haya gastado con la tarjeta sería reembolsada por la entidad bancaria si por su parte hubo negligencia o demora en la tramitación de la anulación. También hay que indicar que algunas tarjetas llevan asociadas algún seguro asociado en caso de robo.