Planifica tus finanzas personales

1185

La planificación juega un papel importante en nuestras finanzas personales, es algo básico que todo el mundo debería hacer ya que la gente suele equivocarse al pensar que solo deberían realizar un trabajo de planificación aquellas personas que cuenten con un patrimonio elevado y que ellos bastante hacen con llegar a duras penas a final de mes.

Aquí es donde cobra fuerza la planificación financiera personal, nuestros ingresos no cubren nuestros gastos, y por tanto, nuestras necesidades. En este caso la planificación nos servirá para controlar y equilibrar nuestros recursos para poder hacer frente a las necesidades que tengamos.

Etapas de nuestro plan financiero

Podemos confeccionar un plan para nuestras finanzas personales siguiendo las etapas que vienen a continuación:

Definir las metas u objetivos financieros

Saber a dónde queremos llegar es primordial, conocer la meta que perseguimos, debemos empezar por establecer objetivos generales para luego ir concretándolos, cuanto más concretos sean esos objetivos mejor. Debemos saber cuáles son nuestras prioridades financieras.

Saber de lo que disponemos para cumplir dichas metas

Este apartado podemos estructurarlo en cuatro puntos:

  • La renta que percibimos actualmente
  • El posible ahorro de los ingresos que percibamos en el futuro
  • La rentabilidad que nos aportarán los activos financieros
  • Aportación por parte de diferentes coberturas (seguridad social, plan de pensiones, etc.)

Ver si con los recursos disponibles podemos cumplir los objetivos fijados

Si tras hacer una comparación de los recursos frente a las metas financieras llegamos a la conclusión de que no conseguiremos los objetivos planteados al inicio, tenemos dos soluciones:

  1. Cambiar las metas financieras por otras más realistas que si se puedan cumplir con los recursos disponibles.
  2. Tratar de incrementar los recursos de los cuales disponemos, bien sea aumentando los futuribles ingresos, o reduciendo el consumo actual. Apostar por incrementar nuestros ingresos futuros lleva un riesgo asociado y éste hay que tenerlo en cuenta.

Confeccionar un plan de inversión para cada meta

Una vez que tengamos hecho esto para cada meta financiera, debemos buscar la manera de aunarlos y seguir una misma estrategia. Cada una de las metas planteadas deben tener un plan para su financiación junto al riesgo asociado a cada una de las metas.

Llevar a cabo el plan y estudiar los resultados obtenidos

Una vez elaborada nuestra planificación financiera personal tendremos que ver si hemos cumplido nuestros objetivos o no. Tendremos que cotejar si nuestras finanzas personales se encuentran mejor o peor que antes de haber hecho el plan para ver si nos ha ido bien o no. Si nos ha ido mal, es que algo no hemos hecho bien y tendremos que volver a replantearnos nuestra planificación financiera personal desde el principio.