Cómo planificar el presupuesto de tus vacaciones de verano

906

El esfuerzo que tiene que hacer una familia media para planificar sus vacaciones de verano es muy importante. Dicho esfuerzo pone a prueba la estabilidad de las finanzas familiares para lo que queda de año.

Sin la planificación adecuada y sin un presupuesto familiar equilibrado nuestras vacaciones pueden llegar a ser una pesadilla.

Para tratar de mitigar la aparición de posibles problemas tendrás que vigilar de cerca estos 7 aspectos a la hora de planificar el presupuesto de tus vacaciones de verano.

Medios de transporte

Si planeas viajar a tu destino veraniego en coche, avión, barco o tren, tendrás que averiguar o estimar a cuánto ascenderá el coste del viaje.

Los billetes de avión suelen ser más caros los fines de semana y son más baratos los martes o los miércoles. No te olvides de incluir todos los costes asociados a la compra de un billete, por ejemplo las tasas aeroportuarias.

Si viajas en coche, lo mejor que puedes hacer antes de partir es mirar qué gasolineras hay por el camino y ver cuáles son más baratas para repostar. Planificar tus paradas te puede ayudar a ahorrar un buen puñado de euros. Otro aspecto a vigilar que te pueda ayudar a consumir menos combustible son las presiones de los neumáticos.

En tren, la mejor manera de ahorrar dinero es comprando el billete con antelación. Si compras el billete con 15 días de antelación puedes beneficiarte de descuentos bastante importantes. Del mismo modo, si adquieres de manera conjunta los billetes de ida y vuelta tendrás una rebaja en el precio.

Alojamiento

Al igual que sucede con los billetes de avión, los hoteles suelen tener unos precios más altos durante los fines de semana debido a que la demanda de habitaciones es mayor que otros días.

Para ahorrar dinero también tendrás que consultar todas las condiciones y servicios del hotel. Saber si dispone de parking o wi-fi gratuito son algunos de los aspectos sobre los que tendrás que asegurarte.

Una muy buena opción para conseguir una habitación de hotel a buen precio es llamar directamente al hotel y preguntarle si tiene algún descuento especial. En muchas ocasiones en los buscadores de hoteles no salen estas ofertas.

A la hora de escoger un hotel es importante saber en qué zona está situado. Es decir, si está a las afueras, al precio del hotel tendrás que sumarle los gastos de desplazamiento. Esto es relevante a la hora de decidirte entre un hotel un poco más caro en el centro de la ciudad que uno más barato a las afueras.

Alimentación

La alimentación es una de las partidas más caras a la hora de crear un presupuesto familiar para las vacaciones.

En ella debes incluir los aperitivos que tomes a lo largo del día, las bebidas del minibar, etc.

Si viajas con toda la familia, la mejor opción para ahorrar dinero en la comida es alojarse en un apartamento en vez de en un hotel. De esta manera podrás comprar la comida y hacerla tú mismo. El ahorro en este caso sería muy importante.

Evita comer en el hotel o en sitios ubicados cerca de atracciones turísticas ya que suelen ser mucho más caros. Trata de preguntarle a la gente de la zona en qué sitios se puede comer bien a bajo precio.

Divertirse cuesta dinero

A menos de que hayas elegido un paquete vacacional en el que esté “todo incluido”, las actividades y excursiones que hagas durante tus vacaciones tendrás que pagarlas y deberías tenerlas previstas en tu presupuesto. Incluso con el “todo incluido” es posible que algunas actividades tengas que pagarlas.

Pequeños gastos

Muchas veces no pensamos en estas cosas y por ese motivo no las incluimos en nuestro presupuesto para las vacaciones de verano.

Por ejemplo, las tarifas de alquiler de un coche, suplementos por hacer uso de toallas extra (algunos hoteles lo cobran), impuestos de entrada o de salida a un país, etc. Con un poco de planificación puedes estrechar el cerco a estos gastos y podrás estimarlos de mejor manera.

Planifica las emergencias

Al igual que en tus finanzas personales, disponer de un fondo de emergencia para tus vacaciones es fundamental.

Este fondo te puede servir para incluir el precio de los seguros, medicinas, reparaciones del automóvil o cualquier gasto que pueda surgir de manera inesperada.

Para ello debes separar una parte de tu presupuesto. Puedes destinar entre el 15%-20%.

Ten en cuenta las facturas mientras no estés

Cuando estamos de vacaciones nos olvidamos que tenemos que seguir pagando las facturas aunque estemos a cientos de quilómetros de nuestra vivienda.

No olvides que debes disponer de dinero para pagar la cuota de la hipoteca, la luz, el agua, internet, etc. aunque no estés en tu vivienda.