¿Por qué deberías invertir tu dinero?

926

Realmente es casi una pregunta retórica. La inversión es quizás la mejor manera de asegurar nuestro futuro.

En este mundo hay básicamente dos maneras de conseguir ingresos, una es a través del trabajo y la otra es a través del dinero (con intereses o con inversión).

El dinero guardado en una cuenta de ahorro está generando intereses que ni si quiera superan la inflación en la mayoría de los casos, por lo que tendrás que encontrar un lugar mejor para no perder capacidad adquisitiva de manera continuada. Si por ejemplo el interés de una cuenta ahorro se sitúa por debajo del 2%, podemos encontrarnos seguramente con fondos de inversión que ofrezcan rendimientos superiores al 10%. La diferencia es considerable.

La inversión no es algo que esté exento de riesgo. Éste siempre existe, por lo tanto debemos adquirir ciertos conocimientos para minimizarlo. A medida que vayamos aprendiendo iremos adecuando nuestra inversión al riesgo que estemos dispuestos a soportar. Comprender los riesgos es el primer paso para controlarlos.

Una de las principales estrategias que se usan para ello, es la diversificación. Diversificar, para explicarlo de manera simple, no es otra cosa que “realizar una inversión variada” teniendo en cuenta ciertos parámetros (correlación, pesos, mercados, sectores, productos, países, etc.)

Para que se entienda mejor, cuando diversificamos dentro de un mismo mercado, por ejemplo invertimos en una serie de valores del IBEX-35, lo que estamos minimizando, es el riesgo no sistemático o riesgo diversificable, o lo que es lo mismo, minimizaremos aquel riesgo menos el de mercado. Si por ejemplo, España quiebra, no podríamos evitarlo ni reducir el impacto en nuestra cartera.

Al incluir por ejemplo otros productos de diferentes países en nuestra cartera, estaremos minimizando el riesgo sistemático. Es decir, en caso España quebrara, el impacto sería menor que en el caso anterior.

Para reducir al máximo el riesgo, lo que se recomienda es crear una cartera que sea como la última, es decir, en ella tendremos que combinar diferentes productos de inversión, diferentes países, etc.

Hay que tener claro que nunca se reduce el riesgo a cero. Como hemos dicho anteriormente siempre habrá riesgo.

Incluso aquel que piense que tener el dinero en casa tiene riesgo cero, es mentira. Por un lado tu dinero irá perdiendo valor fruto de la erosión producida por la inflación, y por otro lado, te pueden robar, puede haber un incendio, una inundación, etc. que haga que termines sin el dinero. Como vemos el riesgo siempre está presente, el éxito reside en saber controlarlo.

Debemos adecuar la cartera de inversión a nuestras metas u objetivos por los cuales invertimos (jubilación, pagar la universidad de nuestros hijos, etc.) También tendremos que tener en cuenta nuestra edad y nuestro perfil de riesgo.