¿Tendría que potenciarse el teletrabajo en España?

906

El teletrabajo es una herramienta imprescindible para muchas empresas; estas recortan gastos y sus empleados ganan calidad de vida.

La economía mundial se está moviendo en un entorno cada vez más cambiante y complejo lo que provoca una mayor presión competitiva. En estas condiciones, las organizaciones empresariales necesitan ser más flexibles para adaptarse a su entorno; el nacimiento de una nueva forma de distribución de las tareas, y esto, contribuye a proporcionar la flexibilidad requerida por las empresas.

El sistema económico y financiero mundial en el que estamos viviendo se caracteriza por una significativa generación de valor por la vía de la información. Disponer de datos con la mayor rapidez posible y poder transmitirlos a la organización es un factor clave de éxito empresarial. De hecho, tan importante es contar con la información significativa como diseñar redes para su distribución en la organización.

¿En qué consiste el teletrabajo?

Con carácter general, hablamos de teletrabajo cuando nos referimos a la realización de la actividad en un emplazamiento diferente al que ocupa el trabajador habitualmente utilizando comunicaciones telemáticas (medios informáticos) para su desarrollo.

Actualmente, la mayoría de los puestos de trabajo en el sector industrial y de servicios precisan de un ordenador para su desempeño, y cada vez la automatización tiende a ser más intensa y extensiva. Para el desarrollo de cualquiera de nuestras tareas en el trabajo necesitamos herramientas informáticas como procesadores de textos, bases de datos, hojas de cálculo y multitud de programas que nos facilitan enormemente nuestros quehaceres cotidianos. Además, la proliferación de equipos informáticos en los hogares facilita y posibilita que las mismas tareas que se realizan en los centros de trabajo se puedan desarrollar en los domicilios particulares de los empleados.

La implantación de la telemática al mundo laboral ha constituido una estrategia eficaz para sostener el desarrollo de un creciente número de empresas, obligadas a competir en un entorno específico cada vez más complicado y difícil. De hecho, algunas compañías de reciente creación ya realizan sus ofertas de empleo directamente hacia puestos en este tipo de empleo desde casa.

¿De dónde surge la idea?

El nacimiento de esta nueva técnica de trabajo obedece, en buena medida, a los problemas de tráfico y comunicaciones en las grandes ciudades. En Londres o en Nueva York los desplazamientos son largos lo que supone de pérdida de tiempo, costes añadidos y tensiones innecesarias. El teletrabajo es una forma de organización del trabajo que posibilita al empleado desarrollar su labor on line, es decir, realiza su trabajo con el mismo horario que tendría en la oficina y a la vez que todos sus compañeros a través de la conexión directa de ordenadores. En otra opción más avanzada, el teletrabajo puede posibilitar que sea el propio empleado quien cuente con autonomía para repartir su tiempo de labor y alcanzar sus objetivos encomendados. En su conjunto, se permite ganar horas al empleado que puede dedicar a la familia y ayuda al desarrollo de zonas rurales despobladas, ya que la cercanía al lugar de desempeño deja de ser un factor clave de localización de los domicilios particulares.

¿Es posible el teletrabajo en España?

La inversión requerida para esta nueva modalidad de trabajo no deber ser cuantiosa ya que cualquier empresa cuyos empleados tengan como herramientas básicas un ordenador, un teléfono, o ambas cosas, es candidata a establecer un marco de trabajo más flexible que acudir a la oficina en horario fijo, por lo tanto el desarrollo e impulso de el teletrabajo en España podría ser factible. El esfuerzo que pueda tener que realizarse en diseño, construcción y mantenimiento de redes muy probablemente compensará el ahorro en instalaciones comunes de desempeño.

En la actualidad es habitual encontrar multinacionales norteamericanas que permiten que los empleados diseñen su marco de trabajo ideal en función de cuestiones tales como el lugar de residencia idóneo para cada persona. Mientras que las empresas nacionales son más reacias a operar a través de el teletrabajo. En general, este sistema se utiliza en empresas con alto carácter innovador y fuerte componente tecnológico tales como Boeing, Digital, Unilever, Hewelt-Packard, etc. España no dispone de empresas de fuerte componente tecnológico pero no es necesario que sean únicamente este tipo de empresas ya que su adopción es relativamente sencilla para cualquier tipo de compañía, el problema está en la mentalidad empresarial española.

¿Qué ventajas produciría en España?

Esta forma de organización permite llevar riqueza a muchas regiones periféricas y poco desarrolladas, ya que podremos trabajar desde cualquier lado. Además de facilitar la integración de la vida familiar y laboral, favorece la incorporación al trabajo de muchos colectivos con tradicionales problemas de acceso los discapacitados.

Aparte de las ganancias de productividad, el teletrabajo puede mejorar el bienestar e incrementar la calidad de vida ya que, además de la ganancia de tiempo, permite distribuir la jornada en función de la forma de vida de cada persona y no al revés.

Junto a todas estas ventajas también es posible encontrar aspectos negativos como son: el aislamiento y la consiguiente disminución de relaciones personales, que pueden dar lugar a efectos negativos para la productividad; las dificultades organizativas para funcionar en equipo al no existir presencia ni contacto entre los trabajadores; la desmotivación del teletrabajador, que puede desvincularse de los objetivos de la organización, lo que le llevará a disminuir su rendimiento.

Para la empresa, esta nueva organización laboral supone, además, la posibilidad de incrementar la flexibilización en las relaciones laborales ya que, mediante esta forma de trabajo, puede disponer de los trabajadores en el momento en que los necesite, facilitando así la adaptación más rápida de su estructura a las necesidades reales y puntuales de trabajo.