Complejidad en productos financieros y finanzas personales

1015

Cuando la gente se ve ante el reto de elegir en qué invertir su dinero ahorrado, se va a encontrar un gran abanico de productos financieros, y la mayoría de ellos suelen ser complejos.

La mayoría de la gente afronta estos casos en malas condiciones de formación para el nivel de exigencia y complejidad que reinan actualmente en los mercados financieros. La realidad es que gozamos de una mala formación financiera que muchas veces se paga caro, nos venden cualquier cosa sin saber realmente qué es en lo que invertimos, y al final pasa factura a nuestras finanzas personales. Esta realidad es el caso más común en la mayoría de la población española, aunque cada vez, no sé si será por la crisis, la gente va entendiendo más sobre estas cuestiones y cada vez nos mostramos más precavidos a la hora de tomar decisiones financieras.

Cuando a una persona, desde su entidad bancaria, se le recomienda contratar un Unit Linked, parece que el problema que tenía al principio, el de decidir en qué invertir sus ahorros, se ve resuelto, hasta que llega el momento más delicado, cuando le preguntan en cuál de los diferentes fondos que nos encontramos en el mercado quiere realizar su inversión. Y cada uno con sus diferentes características y composiciones, unos de renta fija, otros de renta variable y no solo esto sino que algunos son para invertir aquí y otros en los mercados internacionales a los que habría que sumarle algo denominado riesgo de cambio.

Al final de ver todo esto y estar perdidos, seguramente nos dejamos llevar por aquellos que nos recomienden en nuestra entidad, ya que desconocemos la mayoría de las características sujetas a los complicados productos de inversión que existen. Además la complejidad aumenta cuando nos dicen que es posible cambiar de fondo, sin ningún tipo de implicación, si se producen cambios en el mercado. Esto de ser así, nos lleva otra vez al principio de todo, donde teníamos que elegir en, qué, cómo, y por qué esa inversión y no otra.

Esto que hemos explicado sirve como ejemplo para describir la complejidad que existe en el mundo financiero a la hora de realizar una inversión que no perjudique nuestras finanzas personales. Como resumen, podemos decir que nos podemos encontrar a la hora de invertir:

  • Productos financieros enrevesados y complejos.
  • Mercados financieros cambiantes
  • Fiscalidad de dichos productos, que es tanto o más compleja que el producto en sí.
  • La baja formación y bajo nivel de información financiera que manejan los individuos
  • Mal asesoramiento por parte de los comerciales, intentan vender lo que es mejor para ellos y no para el inversor.

Saber con lo que nos podemos encontrar a la hora de realizar una inversión es el punto de partida para realizar una inversión que se amolde a nuestras necesidades y no a las de la entidad bancaria, siguiendo estos consejos nuestras finanzas personales nos lo agradecerán y no nos llevaremos sobresaltos en un futuro.