Qué deben hacer y qué no los inversores novatos

867

Dar el paso inicial a la hora de invertir puede ser una decisión angustiosa, te harás miles de preguntas. ¿Qué debo comprar? ¿Es fiable esta empresa?, y la peor de todas ¿qué pasa si pierdo el dinero?

En su esencia, el concepto de inversión es simple. El problema radica en que los inversores se dejan llevar a menudo por las emociones, la especulación o el mal asesoramiento financiero.

La inversión es la mejor herramienta para alcanzar los objetivos de ahorro que nos hayamos marcado a largo plazo, y no tiene por qué ser un proceso complicado o angustioso. A continuación te contamos qué debes hacer y qué no debes hacer si estás planteándote empezar a invertir.

Qué debes hacer

Investiga

Antes de poner tu dinero en acciones, fondos de inversiones, ETFs u otras inversiones, asegúrate de qué cantidad de dinero dispones para invertir. No inviertas todos tus ahorros. El éxito de la inversión reside en la diversificación y no en pegar un pelotazo a las primeras de cambio.

Fórmate, conoce la jerga, investiga sobre los distintos tipos de productos en los que puedes poner tu dinero y por último acude a un servicio de asesoramiento financiero si es necesario (en función de los conocimientos que tengas).

La liquidez es un factor importante

Una cosa que debemos hacer antes de invertir es definir nuestros objetivos de inversión, y a partir de ellos, elegir aquel producto que mejor se adapte a él.

Por ejemplo si queremos invertir para tener una jubilación más tranquila tendremos que poner el dinero en productos que vayan en consonancia y que sean a largo plazo. Tendremos que preguntarnos lo siguiente ¿podremos estar sin ese dinero durante 10, 15 o 20 años?

Por este motivo es importante no meter todo nuestro ahorro en una inversión de este tipo, lo recomendable sería tener una parte en una producto mucho más líquido, es decir, que se pueda convertir en dinero efectivo lo más rápidamente posible por si hace falta para algún tipo de emergencia que tenga que ser cubierta de inmediato.

Qué no debes hacer

Apostar todo a una carta

Lo primero que debes evitar es jugarte todo a una carta como suele decirse. Diversifica tus inversiones de este modo estarás reduciendo tu exposición al riesgo. La mayoría de personas relacionan la diversificación con el mercado de valores y es un error, la diversificación debe darse con cualquier tipo de producto. Si pones tu dinero en acciones, no solo inviertas en diferentes empresas, debes añadir a tu cartera otros productos. Además deberías diversificar en función del mercado.

Dejarse llevar por las emociones

Un error común en los inversores novatos, y en alguno no tan novato, es que se dejan embriagar por las emociones a la hora de invertir su dinero. Si ganan una vez se sienten los reyes del mundo y si pierden es mala suerte. Suele ser lo típico.  Para invertir debes dejar las emociones de lado. También es importante dejar las decisiones de invertir o no en función de si te cae mejor o peor una empresa. En esto del dinero hay que ser objetivo y no hay lugar para el amor o el miedo a la inversión.