¿Qué define mi perfil como inversor?

1023

Cuando nos planteamos realizar una inversión tenemos que tener en cuenta varios conceptos. Uno de los más importantes es el perfil del inversor, pero ¿qué define nuestro perfil como inversor? Nuestro perfil viene definido por: El perfil de riesgo, la finalidad de la inversión y el horizonte temporal que contemplemos.

Perfil de riesgo del inversor

Generalmente asociamos este concepto al riesgo, a si somos más o menos aversos al riesgo, aunque nuestro perfil de riesgo es importante a la hora de evaluar nuestro perfil como inversores, hay varios aspectos que también tendremos que tener en cuenta y son los que hemos mencionado anteriormente (finalidad y horizonte temporal).

Cuando hablamos del perfil de riesgo de un inversor nos referimos a su grado de aversión al riesgo y que generalmente suele ir asociado por la edad ya que solemos suponer que el grado de aversión al riesgo de una persona se incrementa a medida que cumplimos años. Esto puede ser así en muchos casos pero no es algo que siempre se cumpla. Cosas como el nivel de ingresos, nuestra capacidad de ahorro, nuestras responsabilidades familiares, etc. también van a marcarnos a la hora de aceptar más o menos riesgo en nuestras inversiones. Con esto puede verse como el perfil de riesgo que tengamos no depende estrictamente de la edad sino que es un cúmulo de factores los que definen nuestro perfil.

Finalidad de la inversión

Cuando buscamos realizar una inversión, ésta siempre se tiene que hacer en función de algún objetivo: ahorrar para la compra de una vivienda, para pagar la universidad, comprar un coche, ahorrar para planificar la jubilación. Podemos plantearnos inversiones para no perder poder adquisitivo fruto de la inflación o por el contrario, intentar obtener una rentabilidad real positiva, es decir, por encima de la inflación. Por ejemplo no podemos invertir en obligaciones del Estado a 30 años si queremos comprarnos un coche dentro de una semana.

Horizonte temporal de la inversión

Comprende el tiempo desde que hacemos la inversión hasta su liquidación o vencimiento. El horizonte temporal está muy relacionado con la finalidad de la inversión. Generalmente podemos suponer que cuanto mayor sea el horizonte temporal más riesgos correremos.

A medida que nuestro horizonte temporal de inversión se va acortando tendremos que ir invirtiendo en activos más seguros, debido a que si sufrimos pérdidas, no tendremos tiempo para poder recuperarnos.

El hecho de que el horizonte temporal es muy importante se ve reflejado en que la inversión en renta variable, en comparación con la inversión en mercados monetarios y mercados de renta fija, es el tipo de activo donde más se gana en períodos amplios de tiempo. Es cierto que siempre podemos observar períodos de grandes pérdidas en la inversión en activos de renta variable pero en el largo plazo estas pérdidas se ven neutralizadas.