¿Qué es el arbitraje?

941

Existe una manera de sacar provecho a la hora de invertir explotando las ineficiencias de los mercados. Éstos a veces ofrecen la posibilidad de realizar transacciones de bajo riesgo para aquellos inversores que estén atentos. Esto es lo que se conoce como operaciones de arbitraje.

El arbitraje es el proceso por el cual tomamos ventaja ante una manipulación en los precios de un activo financiero en un mercado concreto. Podemos encontrarnos posibilidades de arbitraje en bonos, divisas, materias primas y otros tipos de activos. En ocasiones los mercados de valores ofrecen esta posibilidad, pero como hemos dicho, hay que estar muy atentos ya que estas ineficiencias se suelen corregir con premura.

Encontrar posibilidades de arbitraje no es una tarea sencilla y requiere actuar con gran rapidez. Muchos inversores se pasan todo el día en busca de estas situaciones en el mercado, una vez encontradas, tomarán posiciones muy fuertes con las cuales la posibilidad de arbitraje se acaba.

El arbitraje en los mercados de valores

A menudo las mejores oportunidades se suelen dar cuando se llevan a cabo fusiones y OPAs (Ofertas públicas de adquisición).

Esto es debido a que las acciones de una empresa que está a punto de ser comprada o fusionada con otra compañía a menudo cotizan a precios más bajos del precio al que debería cotizar. Esta situación puede darse porque los inversores no creen que se lleve a cabo el acuerdo de fusión o adquisición. Otra razón por la que se puede dar es porque los inversores no están muy seguros de lo que la empresa está dispuesta a pagar por cada acción ya que los precios suelen fluctuar sobre una banda de precios, entonces los inversores no saben si la oferta se situará en el extremo superior o inferior. Los inversores más audaces que estén dispuestos a invertir en situaciones como esta son recompensados frecuentemente.

En muchas ocasiones podremos beneficiarnos de estas oportunidades de arbitraje y obtener beneficios en nuestra cartera. Son apuestas de bajo riesgo que suelen ofrecer un buen rendimiento. El mejor momento para comprar suele ser pocos días después de que hayan anunciado la adquisición.

Otra alternativa es comprar opciones de compra que nos den derecho a comprar acciones al precio de ejercicio. Esto es mucho más barato que comprar las acciones individuales.

Existen un buen número de maneras en las cuales podremos sacar ventaja gracias a la explotación de las diferencias que se producen en los precios a través de operaciones de arbitraje.