Qué es y cómo se interpreta el RSI (Relative Strength Index)

1696

El RSI o Relative Streght Index (Índice de fuerza relativa) desarrollado por Welles Wilder, es uno de los indicadores que más se utilizan en el mundo del análisis bursátil. Su éxito y fama reside en que su interpretación y su cálculo son realmente sencillos.

Éste se sitúa dentro de los conocidos como osciladores. Lo que refleja es el ímpetu del movimiento en el precio de un activo, esto es, la fuerza con la que actúan oferta y demanda.

El funcionamiento de este oscilador se basa en que tras una fuerte subida de los precios, el mercado estará sobrecomprado y por este motivo habrá una corrección descendente en la cotización, del mismo modo después de una fuerte caída, el mercado estará en una situación de sobreventa, y se espera que después haya una recuperación.

Ejemplo gráfico RSI
Ejemplo RSI

Cálculo del RSI

El RSI se calcula a través de la siguiente fórmula:

  • RSI = 100 – 100/(1 + α)

Donde α es el cociente entre la media móvil exponencial con factor de ponderación 1/n de los aumentos de la cotización y la media móvil exponencial con el mismo factor de ponderación, en valor absoluto, de las disminuciones en la cotización para los n periodos considerados en el cálculo del oscilador.

De manera general, se utilizan 14 períodos, pero este valor se puede ajustar para adaptarnos a un mercado concreto o a un valor específico con el fin de evitar señalas falsas.

Para que las señales de compra y venta de este oscilador sean fiables y correctas, se establece que un ciclo bursátil correspondería al doble del número de períodos considerados en su cálculo.

Como resultado de la fórmula del RSI obtenemos un valor estandarizado que varía entre el cero, que se correspondería con el valor mínimo, y 100 que sería el valor máximo que podría alcanzar.

Análisis del RSI

A través del estudio de este oscilador podemos encontrarnos con lo siguiente:

Zonas de sobrecompra y sobreventa

De manera general podremos decir que el mercado está sobrecomprado si el RSI supera el valor de 70. A partir de este nivel se considera que la aceleración positiva de los precios es difícilmente sostenible.

Cuanto mayor sea el valor alcanzado, más seguridad habrá de que el mercado está sobrecomprado y tarde o temprano se esperará un movimiento de la cotización en sentido contrario.

Del mismo modo, podemos encontrarnos con zonas de sobreventa. Esta zona se sitúa cuando los valores del RSI se sitúan por debajo de 30.

Que el valor del RSI se sitúe por encima de 70 o por debajo de 30 no son determinantes a la hora de abrir o cerrar posiciones a la hora de tomar decisiones de inversión.

Las señales se confirman cuando el RSI abandona estas zonas, es decir, cuando cruza estos valores, hacia abajo en la zona de sobrecompra y hacia arriba la zona de sobreventa.

Muchos especialistas, prefieren mover estos límites a los valores 80 y 20. El funcionamiento del oscilador seguiría siendo el mismo, pero con estas nuevas zonas se intenta eliminar el mayor número posible de señales falsas.

Además el gráfico que nos presenta el RSI se presta al análisis chartista y de él podemos sacar casi más información que del simple dato del valor que alcanza. Puede que el RSI genere figuras que no vemos en los precios y que nos pueden ayudar a decantarnos a la hora de tomar decisiones sobre un activo.

Divergencias

El RSI puede presentar divergencias con el gráfico de la cotización. Es decir, que las tendencias de la cotización y del RSI vayan en sentido contrario.

Estaríamos ante una divergencia alcista cuando la tendencia de los precios sea bajista y la tendencia del RSI sea alcista. Este tipo de divergencia supone una clara señal alcista en los precios.

Del mismo modo existen divergencias bajistas. Éstas se dan cuando los precios presentan una tendencia positiva y el RSI presenta una tendencia negativa. En este caso, estaríamos ante una clara señal bajista en la cotización.