¿Qué es la deflación y qué implicaciones tiene en la economía?

910

Mientras que generalmente escuchamos noticias sobre la inflación o la subida de los precios en un determinado período, rara vez escuchamos discusiones acerca de la deflación. Por eso en esta entrada queremos explicar de manera sencilla qué es la deflación y qué implicaciones tiene.

¿Qué es?

Para explicarlo de manera rápida, podemos decir que la deflación se produce cuando los precios de los bienes y servicios caen (durante un tiempo prolongado, generalmente 2 semestres consecutivos), por lo tanto, los consumidores verán incrementado su poder adquisitivo. Esto se debe a que con el dinero que tienen, si los precios caen de manera generalizada, podrán adquirir una mayor cantidad de bienes. Podríamos definirlo también como lo contrario a la inflación, que es el incremento de precios en los bienes y servicios. Cuando la inflación sube, el valor del dinero cae, porque los consumidores no pueden comprar todo lo que antes sí podían.

La deflación se mide a través del IPC (Índice de Precios al Consumo), al igual que la inflación. Podemos decir que técnicamente tendremos deflación cuando el IPC baje del cero por ciento. Cuando observamos datos del IPC y vemos que los datos se sitúan por encima de cero y van disminuyendo sin sobrepasarlo, podremos hablar de un proceso de desinflación.

¿Qué la causa?

Un proceso de deflación puede estar causado por varios factores, por ejemplo una caída en la demanda de los consumidores. Cuando las personas no gastan tanto como en períodos anteriores, los precios empiezan a caer para impulsar las ventas e incrementar el consumo. Esta caída del consumo por parte del consumidor puede deberse a multitud de variables como puede ser una bajada de la renta disponible (propiciada por una subida en las tasas impositivas o una bajada de los salarios, por ejemplo) o la disminución de la confianza de los consumidores por la incertidumbre de su futuro financiero. Sin embargo, la deflación también puede ser causada por una disminución de la oferta de dinero o un incremento en la oferta de bienes.

Las combinaciones de diferentes políticas monetarias y fiscales serán las encargadas de combatir este proceso de caída de precios. Se pueden reducir los tipos de interés o los impuestos con el fin de aumentar la demanda de bienes y servicios y, eventualmente, estas medidas conducirán a un incremento de los precios y el fin de la deflación.

¿Qué implicaciones tiene?

Cuando decimos que los precios caen y podemos adquirir una mayor cantidad de bienes debido a que nuestro poder adquisitivo aumenta, puede parecer una cosa buena, pero la realidad es que largos períodos de deflación son malos para la economía. Uno de los problemas más importantes que lleva consigo un largo período de deflación es que los ingresos de las empresas disminuyen, esto va a producir que las empresas ajusten sus costes, lo que se traducirá principalmente en recortes salariales y despidos con todas las repercusiones que puede ocasionar esto en una economía.

Dado que la deflación es difícil de controlar muchos economistas la consideran mucho peor que la inflación.