¿Qué es el direct costing o sistema de costes directos?

1513

Para realizar el cálculo, a través de un sistema de costes directos o direct costing, del coste de cualquier producto o servicio, tendremos que tener presente los costes directos variables que se le puedan atribuir de manera directa y sencilla al producto o servicio direct costing,sistema de costes directos,pyme que estemos considerando en cada momento.

Por ejemplo si hablamos de una empresa de tipo industrial, los costes directos que se tendrían en cuenta serían: las materias primas que son usadas, la mano de obra necesaria para producir el producto (es decir la directamente implicada en la producción). Tampoco podremos olvidarnos de algunos costes variables como pueda ser la comercialización o el transporte de dicho producto.

Si nos referimos a una empresa de carácter comercial, y usamos el sistema de costes directos o direct costing para calcular el coste de un producto, veremos que los costes directos serán aquellos que correspondan al coste de la mercancía que hayamos vendido.

Este sistema de cálculo nos permite confeccionar la cuenta de resultados por producto en cualquier empresa o pyme. Además podremos obtener el margen bruto que nos proporciona cada producto y analizarlo.

Las ventajas que nos proporciona un sistema como el de direct costing son varias, pero la más importante seguramente radique en el análisis de la situación de un determinado producto, es decir, nos dará una visión sobre la “salud” de dicho producto. Así bien, si ésta es mala, podremos eliminarlo y si es buena podremos llevar a cabo medidas para impulsarlo (como es lógico, habrá que hacer otros análisis para estudiar si eliminamos o no un producto de nuestro catálogo). Esto es debido a que con este sistema conoceremos el margen bruto por producto.

Ejemplo de direct costing

A continuación pondremos un ejemplo muy sencillo para ver esto. Para empezar, podemos suponer una empresa ficticia que facture en el último año 200.000 euros que se distribuyen de la siguiente manera: 80.000 euros provienen del producto X, 70.000 euros del producto Y y finalmente 50.000 del producto Z. Además disponemos de los costes unitarios de cada producto. Para el producto X son de 200 euros, para el Y 140 euros y para el último, 100 euros.

Las unidades vendidas han ascendido a 1.000 unidades del Producto X, 200 del Producto Y y 400 del Producto Z.

Además tendremos que ver el tipo de coste de cada producto. Tendremos costes variables y fijos.

Producto X Producto Y Producto Z Total
C. variables 70.000 75.000 25.000 170.000
C.  fijos 50.000

 

Por lo tanto podríamos tener una cuenta de explotación para nuestra empresa ficticia tal como sigue:

Producto X Producto Y Producto Z Total
Ventas-Costes variables  80.000(70.000) 70.000(75.000) 50.000(25.000) 200.000170.000
Margen Bruto-Costes fijos 10.000 -5.000 25.000 30.000-50.000
Resultado 10.000 -5.000 25.000 -20.000

Los precios del coste unitario serán el resultado de:

Precio coste unitario= Costes variables producto/Número de unidades del producto que hemos vendido

Producto X Producto Y Producto Z
Precio coste unitario 70.000/1.000= 70 75.000/200= 375 25.000/400= 62,5

Como dijimos anteriormente, el sistema de direct costing puede ayudarnos a tomar la decisión de eliminar productos o impulsar sus ventas que a su vez repercutirá en la buena marcha de nuestra pyme. En este pequeño ejemplo y únicamente con estos datos, podríamos decir que si la empresa eliminara el producto Y, sería beneficioso para la empresa, así mismo también podría potenciar las ventas del producto Z.