¿Qué es el retargeting?

893

Es posible que esto le haya pasado a usted: al poco tiempo de visitar una cierta página, parece que ve anuncios de ese sitio donde quiera que vaya. ¿Simple coincidencia? No, hablamos de retargeting.

Para las empresas, el retargeting o reorientación se ha convertido en una práctica común en el mundo de la publicidad en los últimos años. Los anuncios de reorientación se diseñan con un objetivo claro: conseguir que los visitantes regresen a su sitio.

Sabiendo que sólo el 2 % de los visitantes de una web convierten en venta su primera visita, es necesario promover un plan de acción que lleve a aumentar ese porcentaje. Puede actuar de diferentes maneras: aumentar su tráfico web, hacer su oferta más atractiva, llamadas a la acción más prominentes o, si tiene el dinero suficiente como para invertir en publicidad, optar por los anuncios de reorientación que ayuden a que sus antiguos visitantes recuerden su sitio, vuelvan y, finalmente, compren.

La idea detrás de retargeting es conseguir un mayor porcentaje de visitantes para llegar a una conversión. Esto se hace recordando su sitio web una vez que lo abandonen. El retargeting se centra en ese 98% de visitantes que abandonó su página por razones desconocidas buscando su atención a través de anuncios. Bien hecho y formando parte de una estrategia global de marketing, puede ser de gran alcance para las pequeñas empresas.

La forma de funcionamiento es simple desde la perspectiva del anunciante. El sitio web del anunciante deberá incluir una pieza de código javascript que establece una cookie en el navegador del visitante, la cual se asegura de que al acceder a otras páginas web se muestren anuncios del mismo.

Hoy en día, los anuncios de este tipo se han generalizado. Usted puede emplear Google AdWords en su función de remarketing. Incluso LinkedIn y Facebook emplean la reorientación como parte de sus plataformas de publicidad.

El retargeting se realiza de forma anónima. En otras palabras, el hecho de que un visitante esté viendo un anuncio no significa que el anunciante esté recibiendo ningún dato personal de éste. Funciona como un recordatorio para volver a la web.

Sin embargo no se deje engañar, si no da los pasos adecuados es posible que con este método no haga otra cosa más que perder dinero, por lo que debe tener en cuenta una serie de puntos:

  • Comience con unas metas claras: ¿Su objetivo es aumentar la presencia de su marca? ¿Es aumentar las ventas? ¿Aumentar el número de registros? Su objetivo dictará como debe ejecutar las campañas de anuncios.
  • No se exceda: Los anunciantes inteligentes no sobrecargan al visitante con numerosos anuncios a lo largo de los días. En su lugar, limitan el número de impresiones y el número de días para mostralos. Recuerde que usted trata de impresionar positivamente y por tanto no querrá lanzar piedras sobre su tejado.
  • No pierda dinero con una mala orientación: Seguro que a usted le ha pasado que después de entrar en un sitio y realizar una compra, ve anuncios del mismo producto que compró en los días posteriores. Esto sería una mala orientación, por lo que sea coherente y evite este tipo de actuación.

El retargeting puede ser un arma de doble filo. Cuando se hace mal, puede provocar que clientes potenciales no acudan nunca más a usted. Cuando se hace bien es una oportunidad increíblemente poderosa para las empresas y los comerciantes de aumentar su exposición, aumentar sus conversiones y darle vida a las ventas.