Qué es y cómo se estructura un préstamo

1324

En esta entrada vamos a explicar lo que es un préstamo desde el punto de vista financiero.

Un préstamo no es más que una operación financiera en la que una persona o entidad, denominada prestamista, se compromete a entregarle a otra persona, llamada prestatario, en un instante del tiempo, una determinada cantidad de dinero (capital), a cambio de que éste último vaya devolviendo dicha cantidad, junto con los intereses pactados, a lo largo del periodo de tiempo que hayan establecido.

Lo más habitual es que el préstamo se devuelva en varios pagos. Los intereses se calculan sobre la deuda viva, o lo que es lo mismo, sobre el capital que todavía no se ha devuelto.

Para verlo de manera sencilla vamos a poner un pequeño ejemplo. Imagina que has solicitado un préstamo de 1000€ a un tipo de interés del 5% anual.

Dentro de un año devuelves 100€ que se reparten de la siguiente manera:

50€ son intereses. 5% x 1000 = 50 euros.

Los otros 50€ son parte de principal, es decir, del capital prestado. Con esto, tu deuda viva sería 1000 – 50 = 950 euros.

Al año siguiente, devuelves otros 100€ del préstamo siendo:

47,5€ son intereses. 5% x 950 = 47,5 euros.

Los 52,5 euros que restan forman parte de la devolución del principal, entonces, el capital vivo ahora será 950 – 52,5 = 897,5 euros.

Con este pequeño ejemplo podemos ver claramente lo que hay detrás de un préstamo sencillo.

Cómo se valora un préstamo

Las operaciones de préstamo generalmente se valoran a través de las leyes de capitalización y de descuento compuesto.

Las formas más habituales para devolver un préstamo son las siguientes:

  1. Se devuelve el capital junto a los intereses acumulados al final de la vida del préstamo.
  2. Se devuelve a través de una renta durante el tiempo de vigencia del préstamo.

Cuando se ejecuta la devolución a través de una renta, ésta puede seguir dos estructuras básicas:

  1. Se pagan los intereses correspondientes a cada periodo al final de los mismos y en el último se devuelve el principal más los intereses de ese periodo.
  2. Se paga en cada periodo un capital alpha que está compuesto por los intereses generados en el periodo y parte del capital prestado. Ese sería el método más común para amortizar un préstamo.

Variables que intervienen en un préstamo

Antes de calcular un préstamo debemos conocer qué variables intervienen para saber cuáles vamos a necesitar a la hora de realizar nuestros cálculos. Por lo tanto, necesitaremos aquellas variables que proporcionen una información útil sobre el desarrollo del préstamo al prestamista y al prestatario.

C0: Lo primero que necesitamos saber es a cuánto asciende el préstamo y es por ello que necesitamos conocer el capital prestado en el origen.

αk: Otro aspecto a conocer es saber la cantidad que le devuelve en forma de renta el prestatario al prestamista. A esa cantidad se le llama término amortizativo (más comúnmente se le conoce como cuota).

IK y AK: Cada término amortizativo irá destinado a pagar los intereses generados en ese periodo y parte del capital principal.

Ck: Tanto el prestamista como al prestatario le interesa saber cuánto dinero queda para la devolución total del principal. Esa es la información que nos proporciona el capital vivo.

Mk: Del mismo modo es interesante conocer cuánto dinero ya se ha devuelto en un determinado momento del tiempo.

Para facilitar los cálculos disponemos de herramientas como Excel que nos permite calcular rápidamente un préstamo de manera sencilla. Además aquí hemos creado un simulador de préstamos con el cual ni tendrás que saber qué funciones son necesarias para el cálculo, simplemente introduces los datos de tu préstamo y te genera automáticamente el cuadro de amortización correspondiente con todas estas variables que hemos descrito.

Estructura del préstamo

La estructura de pagos de un préstamo común sería la siguiente:

estructura de pagos prestamo

Además, la amortización de un préstamo al ser una operación financiera, debe cumplir con el principio de equivalencia financiera. Es decir, las cantidades entregadas por el prestamista y el prestatario deben ser equivalentes de acuerdo con una determinada ley financiera.

Como señalamos anteriormente, generalmente estas operaciones se valoran a través de las leyes financieras compuestas de capitalización y descuento. Por lo tanto, si actualizamos todos los términos amortizativos (cuotas), uno a uno, hasta el origen, el resultado de la suma debería ser igual al capital solicitado en el préstamo.