¿Qué hacer con los aparatos electrónicos viejos?

1498

Quizás seamos de las personas que todavía conservamos un televisor antiguo, de esos que no tenían todavía la pantalla plana, es decir, una televisión de tubo. A día de hoy este tipo de televisores no están dotados de alta tecnología ni son estéticamente muy bonitos pero puede que todavía funcionen y es por eso por lo que hay gente que los mantiene en sus hogares.

Este caso es poco frecuente ya que en prácticamente todas las viviendas han cambiado sus antiguos televisores por otros más modernos. Esto no solo pasa con las televisiones, pasa con todo tipo de aparatos electrónicos.

Cada vez gastamos más dinero al año en productos electrónicos para el hogar como pueden ser ordenadores, teléfonos móviles, televisores, tabletas, consolas, y un largo etcétera de productos. Además, con lo rápido que avanza la tecnología cada vez cambiamos y renovamos dichos productos con una mayor frecuencia. A partir de esto surge la preocupación de qué hacer con todos aquellos dispositivos más antiguos y menos avanzados que pretendemos sustituir.

En la mayoría de los casos estos aparatos electrónicos acaban en vertederos porque no nos damos cuenta que detrás de las carcasas se encuentran productos químicos tóxicos como el plomo u otros que no solo son malos para el medioambiente sino que también lo son para nosotros.

Entonces surge la siguiente pregunta, ¿qué podemos hacer con nuestros aparatos electrónicos usados?

Antes de recomendar nada, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que cuando se trata de aparatos que almacenan datos, como puedan ser los teléfonos móviles, tabletas, ordenadores, cámaras, etc. tendremos que asegurarnos de borrar dichos datos correctamente. Si no realizamos esto correctamente podremos estar expuestos a un posible robo de identidad.

Vender los aparatos electrónicos viejos

Quizás esta sea la primera opción que a todos se nos pase por la cabeza, intentar sacar algo de dinero. Nuestros dispositivos podremos venderlos en numerosos portales de Internet que se dedican a la venta de productos de segunda mano como puedan ser:

Incluso podemos encontrarnos en la red algunas páginas específicas para vender ciertos productos como pueden ser los teléfonos móviles(generalmente este tipo de portales ofrecen una cantidad realmente baja por lo que recomendamos intentar venderlo primero a un particular). También podremos optar por medios tradicionales y tablones de anuncios locales.

Lo que hay que dejar claro en estos portales es el estado actual del producto, si funciona o no. Además es fundamental adjuntar varias fotos mostrándolo para que el posible comprador vea lo que se va a encontrar.

Canjear dispositivos

Muchas tiendas minoristas y fabricantes están ofreciendo la posibilidad de recoger nuestros productos usados. En algunos casos nos darán una cantidad de dinero en función del estado del dispositivo, en otros nos darán una tarjeta regalo, etc. Esto se debe a que en el interior de los aparatos electrónicos  se encuentran materiales valiosos para dichas empresas que pueden reciclar. Así que si la primera opción que hemos dicho falla, podremos recurrir a esta. Aunque el dispositivo no funcione los materiales del interior pueden servir para reciclar, lo único que tendremos que tener claro es que nos ofrecerán una cantidad de dinero mucho más baja. Para optar por esta opción tendremos que investigar si la empresa fabricante del producto o donde nos lo vendieron prestan este servicio. Hoy en día podemos encontrar empresas como Apple y Sony que realizan esto.

Reciclar nuestros residuos electrónicos

Si las anteriores opciones no han funcionado y no hemos podido hacer nada con nuestros dispositivos que se acumulan en nuestro hogar, la única opción que nos queda, al menos con los que no funcionan, es reciclarlos. La mejor manera para saber dónde se reciclan dichos productos es preguntando en nuestro Ayuntamiento. Como hemos dicho al principio estos dispositivos contienen material que puede ser tóxico y tenerlos almacenados en casa no es la mejor opción. Por eso tendremos que preguntar si hay algún sitio habilitado por nuestra zona para depositar la basura electrónica. Si tenemos dispositivos que utilicen pilas, debemos acordarnos de quitárselas y reciclarlas.

Donar los aparatos electrónicos

Si nuestros dispositivos todavía funcionan y los vamos a cambiar pero no nos dan una cantidad importante de dinero por el antiguo (o simplemente no queremos venderlo), una buena opción pasa por donarlo a organizaciones benéficas, escuelas o centros sociales. Quizás no tengan lo último en tecnología pero sabrán apreciarlo mucho más que nosotros. De esta manera podremos ayudar a gente que no puede acceder a la tecnología porque no tiene los medios suficientes para ello.