¿Qué hacer cuando tenemos más gastos que ingresos?

1239

Durante los años de bonanza económica fueron muchas familias las que pidieron préstamos para comprar su casa, coche, etc. En ese momento se podía hacer frente a la devolución de los prestado pero con la llegada de la crisis, muchos de ellos, principalmente debido al incremento del desempleo, han visto como su situación económica ha cambiado dramáticamente, y como resultado los costes ahora son mucho más altos que los ingresos, lo que provoca que muchas familias se encuentren en una situación muy difícil.

La gestión de una situación de este tipo pasa por reequilibrar nuestra economía familiar, dicho así parece fácil pero es una tarea realmente complicada, pero aun siéndolo, es posible mejorar dicha situación llevando a cabo diversas medidas:

Eliminar gastos superfluos

En primer lugar debemos determinar tanto ingresos como gastos mensuales. Para ello elaboraremos un presupuesto familiar que incluya, por un lado de dónde provienen nuestros ingresos mensuales (fijos) y por otro, a dónde va nuestro dinero, es decir, en qué gastamos el dinero. A partir de aquí tendremos que eliminar todos aquellos gastos que sean superfluos.

Organizar nuestras deudas

Por otro lado debemos tratar de organizar nuestras deudas según su importancia. Después de esto, lo que trataremos de hacer es negociar con los acreedores unas mejores condiciones de pago, que generalmente pasarán por reducir la cuantía a pagar mensualmente pero aumentando el período de pago o nos concederán un período de carencia (parcial o total). La carencia si no va acompañada de un aumento del período de pago supondrá que al final de dicho período pagaremos una mayor mensualidad.

Buscar fuentes alternativas de ingresos

Si nuestros gastos siguen siendo superiores a nuestros ingresos, tendremos que tratar de buscar nuevas fuentes de ingresos. Podemos vender cosas que no nos sirvan (si nos hace falta dinero a corto plazo), buscar trabajo los fines de semana, o explotar nuestras capacidades en otras actividades tales como, dar clases particulares en alguna materia que dominemos, escribir un blog y obtener ingresos por publicidad, etc.

Evitar las tarjetas de crédito

Por último, es recomendable dejar las tarjetas de crédito en casa y pagar todo en efectivo. Cuando recibamos nuestro salario, lo mejor que podemos hacer es apartar la cantidad justa para hacer frente a los pagos mensuales, aquellos que hemos puesto en nuestro presupuesto mensual.