¿Qué hacer si la cuota de nuestra hipoteca es insostenible?

930

Debido a la situación económica actual, cada vez más gente atraviesa dificultades económicas y cada vez les es más difícil hacer frente al pago de la cuota hipotecaria que tenemos contratada.

Problemas como la pérdida de empleo, los recortes salariales, la subida de la vida, incluso la mala previsión por haber optado por una hipoteca con un tipo de interés variable, etc. provocan que cada vez las familias tengan que apretarse más el cinturón. A veces cualquier intento por recortar gastos no es suficiente para hacer frente a las deudas que hayamos contraído, donde la que tiene generalmente más peso es la deuda hipotecaria.

Para hacer frente al pago de la cuota de la hipoteca cuando no disponemos de dinero para poder pagar las cuotas que nos corresponden lo primordial es evitar a toda costa caer en un impago continuado, ya que con esto, las entidades pueden quitarnos todos los bienes y  con esto, reducir las salidas posibles al problema. El impago de la cuota de la hipoteca acarrea un incremento de los intereses que se multiplican constantemente y que convierten a la deuda contraída en una carga enorme para las familias.

Lo primero que deberíamos hacer sería acudir banco y plantear el problema. Partimos de un supuesto sencillo: incrementar la deuda no es bueno para nadie, ni para el cliente, ni para la entidad bancaria. El objetivo principal para el banco es cobrar la deuda que tenemos con él.

Lo más evidente es acudir a nuestra entidad a refinanciar la hipoteca: renegociar las condiciones iniciales del préstamo para que se ajusten a la realidad actual. En algunos casos, alargar el plazo de pago puede constituir una buena alternativa, pues, aunque a la larga la hipoteca sea más cara, las cuotas se reducirán y la cuota mensual será más cómoda de pagar.

Otra alternativa sería aplicar un periodo de carencia; esto significa que, abonaríamos durante un tiempo sólo los intereses. Este tipo de solución es temporal y los plazos son negociados con la entidad. En este caso el banco nos concede un periodo de tiempo que puede suponer un desahogo económico para que podamos resolver los problemas que no nos permiten pagar con normalidad. Generalmente, durante el tiempo acordado, el pago de la cuota queda reducido únicamente a los intereses del préstamo. Con lo que la cuota mensual se aminora sustancialmente. Hay que tener en cuenta que luego las cuotas serán mayores debido a que durante un tiempo solamente hemos pagado los intereses, si no queremos pagar más de cuota mensual tendríamos que alargar el plazo de la hipoteca

Pasos para renegociar la hipoteca:

Lo que debemos pensar es que los bancos están muy acostumbrados a este tipo de negociaciones, y más hoy en día, por eso debemos acudir a ellos sin ningún miedo. Las pautas a seguir para negociar con nuestro banco pueden ser muy variadas, depende del tipo de contrato, de la entidad, etc. aquí vamos a dar las siguientes:

1. Debemos revisar el contrato de la hipoteca con el banco por si existe alguna cláusula en el contrato que permita la demora del pago de un número determinado de cuotas sin que por ello exista penalización.

2. Si son pocos meses y creemos que tendremos ingresos en un plazo corto de tiempo, se pueden negociar en dos planos: o bien se alarga el plazo de la hipoteca bajando la cuota o bien se solicita un periodo de carencia.

3. Renegociar el plazo de la hipoteca. Si aumentamos los años para devolver la hipoteca se baja la cuota.Aunque de nuevo advertimos: la ampliación no es gratis, tendremos que soportar, los costes de tramitación del cambio y las comisiones que nos impondrá nuestra entidad bancaria. Aparte hay que añadir el coste derivado de aumentar los plazos, ya que aumentan también  los intereses.  Lo que hay que valorar es que los intereses siempre serán menores que las consecuencias del impago de la hipoteca.