¿Quienes necesitan un presupuesto?

877

Generalmente las excusas que se ponen a la hora de crear un presupuesto para nuestras finanzas personales son las mismas, no es divertido, lleva mucho tiempo y puede llegar a ser deprimente. Estas constituyen las principales razones para no realizarlo.

Pero el presupuesto puede ser uno de los pasos más importantes hacia nuestra finalidad, conseguir una mayor independencia financiera. El presupuesto nos servirá para comprender cuánto dinero ingresamos y a donde debe ir el dinero que gastamos, por lo tanto nos aporta información básica para ayudarnos a invertir, ahorrar y pagar nuestras deudas.

Las ideas que impiden que las personas empiecen a confeccionar su presupuesto familiar son generalmente psicológicas o emocionales, y no se basan en la falta de conocimiento. Los adultos comprenden el concepto de que no se puede gastar más de lo que tenemos, de hacer lo contrario, las consecuencias pueden ser muy dañinas a largo plazo. En el corto plazo es más difícil ver sus consecuencias pero también se pueden dar.

A menudo podemos observar como a los presupuestos que realizan las familias les faltan algunas categorías importantes, esto significará que en algún momento les surgirá un agujero financiero y puede acabar perjudicando a nuestra economía familiar. Aquí podéis encontrar una plantilla que hemos realizado en Excel para llevar la economía doméstica.

¿Cuándo es importante tener un presupuesto?

Tener un presupuesto siempre es importante, pero los beneficios que obtendremos de él tendrán un efecto más beneficioso en nuestras finanzas en ciertas situaciones.

Si nunca hemos creado un presupuesto anteriormente, tendremos la posibilidad de mejorar nuestras finanzas familiares si lo llevamos a cabo. Veremos cosas que antes se nos escapaban, sobre todo las relacionadas con los gastos. Observaremos qué gastos pequeños del día a día están minando nuestro bolsillo y el presupuesto nos permitirá controlar de una mejor manera esas pequeñas fugas de dinero.

Si sabemos que estamos perdiendo dinero cada mes. Por un lado, podremos buscar la manera de aumentar nuestros ingresos o por otro lado, tendremos que reducir gastos o una mezcla de ambos. El presupuesto nos permitirá darnos cuenta de esto y plantear objetivos de crecimiento de nuestra riqueza con una estrategia a largo plazo en nuestra vida.

Si nuestros ingresos son impredecibles deberemos plantear un punto de partida muy conservador en nuestro presupuesto personal. Si trabajamos por encargo o nuestra situación laboral está muy ligada a la situación de la economía en general, nuestros ingresos pueden tener un mayor riesgo ya que habrá épocas en las que podremos perder el trabajo, o ver reducido nuestro salario. El presupuesto nos permitirá planificar nuestras finanzas personales de modo que en las épocas de auge iremos destinando una mayor cuantía de dinero al ahorro para hacer frente a las épocas de declive.

Si va a haber un cambio importante en nuestras vidas seguramente aparecerán nuevos problemas y gastos que requerirán la creación de un presupuesto. Por ejemplo si nos vamos a casar, a tener hijos, a enviar a nuestros hijos a la universidad, etc. Tendremos que crear un presupuesto nuevo o modificar el que ya teníamos para contemplar dichas posibilidades.