Rajoy no piensa en un rescate a España

864

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, sigue diciendo que solicitará más ayuda cuando ésta repercuta en el interés del país, es decir, cuando dentro del gobierno piensen que es el momento adecuado. Y no es ahora.

Rajoy no piensa en un rescate a España y después de su reunión con Mario Monti de Italia, Rajoy fue bastante sincero, “lo más importante es que el mecanismo está ahí”. Sin embargo, el bajo rendimiento de los bonos españoles la semana pasada y la presión de la venta continuada de hoy sugiere que la paciencia de los inversores se está agotando.

Pero los depósitos bancarios españoles aumentaron en septiembre y los informes anecdóticos sugieren un ligero aumento de la participación extranjera en las subastas del gobierno, con lo que puede ser comprensible que desde el gobierno sean reacios a pedir ayuda económica.

Sólo es probable que Rajoy cambie de opinión si se produce un aumento dramático en las tasas de interés, que es una clara posibilidad si especialmente uno ve las recientes entradas de capital. Además, dado el pronóstico optimista del gobierno que estima una contracción del 0,5% el próximo año, cualquier signo de trayectoria de crecimiento más débil podría pesar sobre los bonos a causa de la incidencia en el déficit presupuestario. Por lo general, se espera que los datos económicos débiles hagan los rendimientos más bajos, pero en España la dinámica puede ser anulada por los impulsos fiscales. La contracción económica más profunda significa gran déficit presupuestario y más deuda.

Otra posibilidad que podría forzar a Rajoy a ceder sería si ya no pudiera proteger las pensiones de España. Esto es importante en un país que tiene 10 millones de personas jubiladas de un total de 47 millones de personas.

El gasto en pensiones representa el 40% del gasto total y el 9% del PIB (15% Francia y 13% Italia en comparación). Teniendo esto en cuenta, está claro que una reforma fiscal seria no puede tener lugar sin una discusión de pensiones. Desde el gobierno hasta el momento han querido dar la impresión de que se estaban protegiendo las pensiones, a diferencia por ejemplo de lo que hizo el gobierno griego, como con el aumento en los presupuestos de 2013 de un 1% en las pensiones, cosa que el IPC finalmente neutralizaría.

El gobierno estima que 1,7 millones de hogares españoles no tienen ingresos salariales, y el problema es preocupante puesto que las pensiones en España parecen ser las que finalmente dan sustento a estos hogares.

Una última situación que podría hacer ceder a Rajoy sería si sus amigos en Europa buscaran mecanismos de precaución al mismo tiempo. Teniendo en cuenta que Monti encabeza un gobierno tecnócrata no electo, no parece que tenga el mandato de asumir un compromiso de varios años con la Troika. Sin embargo, una decisión en relación con España (y Francia), se podría presentar por iniciativa multilateral. Esto permitiría a Hollande, hacer que Francia haga lo que ya no puede hacer por sí mismo y que sirva de contrapeso a Alemania. Traería un equilibrio de los intereses de los acreedores y deudores y relajaría su tensión.

Mientras tanto, el país sigue sucumbiendo cada vez más a una mayor presión, ya sea directamente a través de los mercados, donde el país se enfrenta a una deuda récord de refinanciación el próximo año, o indirectamente a través del deterioro del tejido social.