Ratios para medir y evaluar el endeudamiento de una empresa

1914

A la hora de analizar el balance de situación de una pyme o de cualquier empresa, los aspectos más importantes de los que nos tenemos que ocupar son del endeudamiento, los plazos de pago y cobro, la solvencia en el corto plazo y el proceso de gestión de activos.

En esta entrada nos centraremos en cómo medir y evaluar el endeudamiento de una pyme a partir de los indicadores de endeudamiento más utilizados.

El análisis del endeudamiento nos permitirá saber si nuestra pyme está en equilibrio entre la financiación ajena a nuestra empresa y la propia. A la hora de efectuar dicho análisis se pueden emplear numerosos métodos (porcentajes del balance, ratios, flujo de efectivo…) nosotros nos centraremos en los principales ratios para evaluar el endeudamiento.

Ratio de endeudamiento

La fórmula para llevar a cabo el cálculo del ratio es la siguiente:

  • R.endeudamiento: Pasivo/Activo

El valor óptimo para este ratio se sitúa en torno a 0,6. Si este ratio nos ofrece un resultado demasiado grande podría ser síntoma de que la empresa está sufriendo una descapitalización. Por otro lado, si fuera muy pequeño podría ser complicado rentabilizar los fondos de los accionistas. Las soluciones a dichos problemas pasarían entonces por alguna de estas acciones: llevar a cabo una ampliación de capital, con subvenciones o tendríamos que vender activos.

Ratio de calidad de la deuda

Este ratio se calcula de la siguiente forma:

  • R.Calidad de la deuda= Pasivo corriente/Pasivo Total

Cuanto menor sea este ratio mejor, no tiene un valor óptimo de referencia. Los problemas que podemos tener con la calidad de la deuda de nuestra empresa es que tengamos dificultades para hacer frente a los vencimientos de la deuda a corto plazo. La solución a dicho problema pasaría por transformar dicha deuda del corto al largo plazo.

Ratio de la capacidad de devolución

Para calcular el indicador tendremos que hacer lo siguiente:

  • R.Capacidad de devolución= Flujo de caja/Préstamos

El valor que obtendremos no tendrá un valor óptimo al que tomar como referencia pero cuanto más alto sea el resultado de la operación mejor será. Si el ratio fuera demasiado bajo podríamos estar sufriendo para poder devolver los préstamos que tenemos pendientes. Lo que podríamos hacer para solucionar dicho problema sería por un lado alargar el período de devolución, reducir los préstamos o aumentar el numerador, es decir, incrementar gastos o reducir ingresos.

Ratio del coste de la deuda

Su fórmula es la siguiente

  • R.Coste de la deuda= Gastos financieros/Deuda con coste

El valor óptimo es que esté por debajo o sea igual al valor del dinero, por lo tanto, tendremos que seguirlo muy de cerca. Puede darse el caso de que los costes financieros sean demasiado elevados y para solucionar el problema tendremos que renegociar la deuda o aminorar la deuda con coste.

Ratio de los gastos financieros

El ratio lo calcularemos a través de la siguiente fórmula

  • R.Gastos financieros= Gastos financieros/Ventas

Este ratio tendrá que estar generalmente entre el 1% y el 1,5% si queremos que sea óptimo. El principal problema es que este ratio sea demasiado elevado, es decir, que los gastos financieros son demasiado altos o las ventas demasiado bajas. La solución es la misma que la del ratio anterior.